Cómo gestionar la presión

Trabajar bajo presión, en la actualidad, es algo a lo que nos tenemos que enfrentar día a día. El tema es cómo y hasta donde somos capaces de aguantarla, porque hay presiones y presiones.

El número de tareas influye en el nivel de stress. A mayor número mayor nivel y viceversa.

Cuidado, no se trata de eliminar las tareas totalmente sino conseguiríamos el efecto contrario (el aburrimiento) sino abordar aquellas que nos permitan desarrollar nuestro día a día en calma, sin prisas y con la máxima eficiencia.

Tratar de hacer más, por lo general, suele suponer lograr menos, lo cual también ayuda a incrementar el nivel de tensión, extremo que suele acabar en desahogos más o menos explosivos y sensación de desasosiego y mal estar.

Por lo tanto, actividad principal y secundarias, tratando de automatizar o delegar estas últimas.

Si esa actividad principal va a ser el trading, pues mal vamos. El trading es un generador de stress y tensiones de todo tipo por excelencia. Por lo tanto:

Pautas para mitigar el stress en el trading:

Gestión del dinero y del riesgo.
Esto es:

– Arriesgar un pequeño porcentaje de la cuenta por operación. (Si no eres capaz de dormir por las noches con una posición abierta, mal vamos).
– Saber de antemano cuanto dinero vamos a perder si salta el stop.
– Por supuesto, poner un stoploss en cada operación abierta…y respetarlo.
– No tratar de hacer muchas operaciones. (Personalmente suelo ir de una en una a no ser que vea una ocasión irrenunciable en otro mercado).
– Operar en Time Frames amplios, (4 horas o diarios), para no tener que estar observando continuamente la posición.
– Evitar consultar continuamente, a través del medio que sea (redes sociales por ej.), datos y noticias. (Esto es lo más estresante que existe, lo más inútil, lo que más hará que rompas tus reglas y, a lo que vamos, lo que más tensión/presión generará). El trading es simple: Observar el mercado – abrir una posición y gestionarla siguiendo nuestras reglas – cerrarla).
– Sólo tener en pantalla aquellos mercados en los que vamos a tratar de operar (no más de 10, incluso diría que no más de 5).

Pautas para mitigar el stress en el día a día:

  • Sólo empezar tareas que sabemos que vamos a acabar en el tiempo que tengamos disponible. Si no es así dividirla en partes. (Genera mucha tensión dejar una tarea sin acabar. No desconectas durante todo el tiempo que pase hasta que vuelves a ella).
  • Salir a tiempo para todo. No ha nada más agobiante que andar siempre con el tiempo justo ni nada más tranquilizante que saber que vas a llegar con tiempo suficiente.
  • Entregarse a la tarea principal por la mañana temprano, que es cuando tienes más energía y más “luces” y el silencio hace que la desempeñes mucho más rápido y con mayor calidad. Las secundarias dejarlas para más tarde. (Personalmente siempre tuve el problema de hacer las secundarias primero para luego abordar con tranquilidad la principal. Cuando por fin iba a por ella, ya no tenía ni ganas ni tiempo).
  • Resolver siempre, siempre, siempre, aquel asunto que mayor tensión/preocupación te esté generando. (Cuando lo tienes solucionado, la sensación de libertad, de alivio, es increíble. No solucionarlo o pos-ponerlo puede incluso generar brotes de depresión). Hay cosas que no apetece hacer. Es bueno coger un día o dos y sacárselas de delante para nuestra tranquilidad y para poder dedicarnos plenamente a la tarea que nos llena. Prioriza mucho. Piensa y prioriza.
  • Eliminar, delegar o automatizar todo aquello que nos resulte tedioso o improductivo. Las pequeñas cosas, a lo largo del día, suman muchos minutos de dedicación inútil o improductiva. Y hay cientos de esas cosas. Fuera con ellas.
  • ¿Antisocial?. Cada uno debe saber lo que quiere y como es. Personalmente soy bastante independiente, me gusta la soledad, me siento libre y evito problemas. Sí, por lo general, relacionarme con los demás suele hacerme perder mucho tiempo, además de traerme quebraderos de cabeza, favores, hacer cosas que no te apetecen, etc… Si aun así eres bastante social, por lo menos rodéate de gente positiva que te haga sentir bien, reírte, que te aporte algo, que comparta tus aficiones y no de esa que está todo el día protestando, criticando todo lo que se menea, y de mal humor o con gritos. Elimina la gente negativa, sea quien sea.
  • Piensa a largo plazo. A corto plazo, sucede pasar como en el trading, hay más ruido. Elimina ese ruido abriendo el horizonte. La gente, por lo general, no tiene vistas más allá de una semana. Ha habido momentos extremos en mi vida donde he tenido que recurrir a cosas tan extrañas (pero que te relajan y tranquilizan muchísimo) como  pensar que no vas a estar en este mundo para siempre, pensar en gente que ya se ha ido (familiar o no (famosa por ejemplo)) que les has visto sufrir, desesperarse, correr, esforzarse, estresarse…al fin para nada porque ahora ya no están y todo sigue su curso. Esto me hace, en situaciones extremas, aislarme del problema y tranquilizarse, así como pensar que pasados los años, nada de lo que te preocupa ahora, importará.
  • “En 100 años todos calvos”. Nada de lo que hagas ahora tendrá transcendencia dentro de 100 años, ni para ti, ni para los que te rodean. Los problemas serán otros y para otros.
  • Dejar pasar el tiempo. Una de las mejores técnicas es esta. Encerrarse en uno mismo, no reaccionar ante nada, ni nadie… y dejar que todo vuelva a su curso. No puedes arreglar el mundo. Evitarás muchos malos ratos, y cuando mires atrás sabrás que es cierto.
  • Elimina todo aquello que te haga sentir mal.
  • Y por supuesto, decir NO cuando realmente lo piensas. La palabra NO sólo tiene 2 letras, pero es muy efectiva y te librará de muchísimos quebraderos de cabeza y dará prioridad a tu vida, a lo que realmente quieres para ti.
  • Simplifícalo todo al máximo. Multiplicar tus pertenencias, por ejemplo, multiplicará también tu malestar: problemas con los inquilinos, derramas, papeleos, reuniones…Haz tu vida más simple y placentera. Tener más disminuye la calidad de vida. Se minimalista.
  • Establece una rutina diaria. Lo agradecerá tu salud física y mental.
  • Y por último: los 2 mejores remedios cuerpo-mente: descansar y  hacer deporte.