Vuelve el Otoño

Como he introducido, en cierta manera, en la sección Acerca de, y tras un período de reflexión, vuelvo a orientar mi vida dentro de lo que mis motivaciones me indican en este momento actual.

He estado desarrollando, durante muchos años, un sistema de trading. He investigado al respecto desde innumerables puntos de vista. Creo que he llegado a la Meta, no puedo perfeccionarlo más.

Al principio, cuando te sumerges en un nuevo reto, todo son preguntas muy continuas y respuestas bastante rápidas. Según te vas haciendo más experto en el tema la “cosa” se da la vuelta, las preguntas se espacian cada vez más y las respuestas más de lo mismo.

No tengo más que una vida y esta es limitada en el tiempo así que ahora toca disfrute y replantearla desde otro punto de vista, que además lo estaba deseando. Saborear las pequeñas cosas, esas cosas que están ahí para todos y que pasan desapercibidas por culpa del frenético ritmo de esta Sociedad.

Este Otoño me ha dado la respuesta. ¿Y por qué?. Pues porque he percibido que no sólo los árboles pierden sus hojas en esta estación.

El resto de los seres vivos de este planeta también lo sufren. Pasa el Otoño y el cuerpo permanece sin cambios apreciables durante el resto de las estaciones hasta que llega de nuevo la estación de la caída, donde los cambios en el cuerpo y la mente se hacen realmente evidentes. Lo apreciamos en nosotros y en los demás.

Por lo tanto, cada Otoño es otra vuelta de tuerca .

Necesito disfrutar de mi mujer (20 años menor que yo y a punto de llegar a los 10 de relación), necesito disfrutar de mis hijas (menores de 10 y de 5 años), necesito rodearme de gente joven, necesito una ocupación que me permita rellenar mis horas libres y a la vez pueda compaginar y me deje tiempo suficiente para seguir operando en los mercados, así que vuelvo a la FP (formación profesional).

Estuve estirando este paso pero mi intuición me decía que sería cuestión de tiempo. Necesito contactar de nuevo con la sociedad tras tantos años de hermetismo, tras tantos años dedicados a lo que era y aun sigue siendo mi pasión: el trading. Sólo que antes me ocupaba todo el día y ahora, debido a mi operativa (medio/largo plazo), o lo que es lo mismo (esperar – comprar – esperar), mi labor de trading se reduce prácticamente a 2 clics en varias semanas.

La gente que me conoce o ha leído mi historia sabe que mis inicios en el mundo laboral fueron como disjockey y luego ya, de manera profesional, como peluquero y profesor de lo mismo en una academia hasta que lo abandoné todo por el trading.

No puedo ni quiero volver ahora a la peluquería, ni a una Academia donde pase el resto del día ocupado. No es eso lo que busco. Pero como profesor técnico de FP, enseñando los valores que he acumulado a lo largo de estos últimos años (además de la profesión) adquiridos en una labor tan dura y exigente como la de trader me motiva muchísimo a la hora de intentar eso mismo, motivar al máximo a esos críos que están empezando su vida, que han estado rodeados de teoría, que nadie les ha explicado cómo se consiguen las cosas, encaminar a esos alumnos, por ejemplo, de la FP Básica, duramente repudiados y expulsados desde la ESO hacia la FP, gente que no ha tenido una vida fácil pero que son muy recuperables y válidos para la Sociedad.

Eso es lo que quiero, rodearme de gente joven, aprender de ellos, enseñarles a luchar sin parar hasta conseguir cada uno de sus deseos, ver in situ el futuro de esta Sociedad, saber de donde viene el origen de sus males actuales, intentar reconducirla, darle una salida triunfal a una humanidad que en el 2050 tendrá una población cercana a los 10.000 millones.

Tiene que haber una salida que permita conseguir recursos sin esquilmar el planeta y luego, lo que llevamos escritos en nuestros genes desde nuestros orígenes y lo que nos pondrá rumbo a nuestro única salida como especie: LA CONQUISTA DEL ESPACIO.

Podría haber reconducido el blog y comenzar a hablar de mercados, noticias relacionadas, predicciones,  etc, pero me parece algo tan improductivo y tan estéril,por causas que ya he explicado sobradamente en ciertos artículos, que lo he desestimado por completo.

Así que publicaré aquellas reflexiones que estime conveniente relacionadas o no con el trading.

Sin excusas

Estas solo contigo mismo todo el tiempo, con cualquier cosa que hagas. Tienes que bajar a tu propio Dios en tu propio templo. Todo depende de ti, compañero.

— John Lennon

Operativa sin stoploss

Hace un tiempo me puse en contacto contigo pues iba a comenzar a operar en Forex. Me mandaste un email muy instructivo el cual me guió en mis primeros pasos. Tras unos inicios lamentables en los que no hacía más que estrellarme estrepitosamente contra los stop loss, estudié meticulosamente los pasos dados y probé una estrategia que se puede calificar de suicida. Abría operaciones (10/12 diarias) sin stop loss. Desde el primer día que lo hice, saco todas las jornadas un rédito mínimo de 300€, con un capital invertido de 10000€. Llevo así ya cerca de 20 días, y lejos de estar contento, me da cierto vértigo pero los resultados están ahí.
Me gustaría que me indicaras los posibles riesgos futuros y tu parecer sobre este caso que me tiene mosqueado.

Respuesta para A.G:

Bueno, pues ya he hablado de este tema en concreto, en un artículo de hace tiempo, precisamente porque así fueron mis inicios en Forex.

La verdad es que no se por qué ni por qué no llegué a pensar que la mejor manera de operar era sin stops.

La cotización siempre regresaba al punto de entrada por lo que el cerebro se retroalimentaba con el hecho de que para evitar una posición en pérdidas sólo había que esperar. Tarde o temprano todo volvía a la normalidad e incluso salía con ganancias.

Era la panacea. Operar con el stoploss me entorpecía la operativa. No lo necesitaba.

Y claro, dado que mi capital aumentaba con tanta rapidez y tenía la estrategia tan clara, a la vez que este crecía ponía cada vez más lotes en juego.

Fíjate que bastó una sola operación, una única operación en la que la cotización no regresó al punto de entrada para que perdiese casi todo el capital con el que contaba para operar.

Pero es que esto no fue lo peor sino la gran presión que tuve que soportar mientras las pérdidas se incrementaban sin lugar a la recuperación.

Sabes que los traders consistentes han sufrido episodios como el relatado e incluso varias quiebras antes de generar dinero.

Y es que estas operaciones son las únicas que pueden cambiar de manera definitiva tu forma de operar, tu manera de pensar.

Cuando duele…aprendes.

Si, el caso es que no se por qué pero no sirve que te lo cuenten, que te avisen, sólo vale cuanto lo experimentas en tus propias carnes. De hecho es inútil prevenir a nadie, hasta que lo ve (lo sufre) no lo cree, (no aprende).

No se en que momento tendrá lugar tu aprendizaje respecto a tu errónea manera de operar, vista desde mi experiencia claro, pero ten mucho cuidado con el sobreapalancamiento porque operando con esa estrategia eres carne de cañón.

Observa tu historial y busca el ideal

Es importantísimo observar el historial de operaciones cada x tiempo.

Nos dice mucho de nuestra forma de operar. Nos dice donde fallamos, qué tenemos que corregir.

Y, sobre todo, nos indica hasta donde tenemos que dejar correr los beneficios para que nuestra cuenta dibuje una curva ascendente.

Es de todos sabido que el trader es capaz de aguantar las pérdidas “durante siglos” si hace falta con el ánimo de recuperarlas pero por alguna extraña razón, yo la llamo miedo a ganar, aguanta muy poco con la operación abierta si está en positivo.

Pues el historial marcará el mínimo necesario para aguantarla si queremos hacer creciente nuestra cuenta.

Es decir: Si arriesgas en cada operación el 0,5% y tienes una media de cinco operaciones negativas por cada una positiva entonces la multiplicación me da, 0,5% X 5 = 2,5%

2,5% de ganancias que tienes que obtener en la operación positiva para neutralizar las 5 negativas.

A partir de ahí toca dejar correr todo lo que se pueda para incrementar el capital, siempre teniendo en cuenta que no todas las operaciones positivas alcanzarán ese 2,5% de ganancias.

Y, por supuesto, teniendo mucho más en cuenta que la mayoría de los traders arriesgan mucho más que ese 0,5% expuesto por operación por lo que la capacidad de recuperación se dificulta, y mucho, según aumenta el porcentaje arriesgado.

Así que imaginemos el % que tiene que sacar un trader en una ganancia si arriesga el 2% en cada operación y suele tener una positiva (como Dios manda) por cada 7 negativas.

Una burrada.

Yo arriesgo el 0,3% por operación y aun me parece mucho.

¿De donde saco entonces las ganancias al arriesgar tan poco?

Lógicamente de dejar correr los beneficios y promediando a favor añadiendo nuevas posiciones a la inicial. También tengo que reconocer al respecto que últimamente abro con el máximo de posiciones posibles desde el principio y añado más sólo cuando las ganancias son significantes y no me importa arriesgar x capital de las mismas.

Y todo ello en el desarrollo de tendencias primarias, que tengo que reconocer, han sido las generadas por los bancos centrales las que mayores ganancias me han generado.

¿Quizá porque son más predecibles?

No lo se.

Pero la mejor manera, hablo para traders con poco capital, de hacer crecer una cuenta es lo dicho: arriesgar muy poco por operación, dejar correr, añadir nuevas posiciones (muy poco a poco), captar la atmósfera general del mercado sin caer en cortoplacismos, armarse de mucha paciencia para que se desarrolle el movimiento sin caer en la tentación de materializar las ganancias cuanto antes y hacer crecer la cuenta para llegar al estado ideal en la que arriesgando tan sólo un 0,3% del capital total por operación puedes cada vez operar con más lotes y generar mayores ganancias arriesgando lo mismo, o sea, lo mínimo.

Este es el ideal del trader.

¿Es el dinero lo más importante?

Durante estas vacaciones me he dado cuenta de una serie de cosas.

Primero, que el dinero importa, es cierto, pero en su justa medida.

Quiero decir con esto que no debe ser, ni mucho menos, el objetivo principal de una persona.

El sólo hecho de tomar una bebida fría cuando te asfixián las altas temperaturas es una de las sensaciones más placenteras que puedes experimentar. 

Es cierto que, si bien, ser adinerado te puede permitir tener un coche de alta gama o una buena casa, no es esto necesario para ser feliz, para nada. Ya se sabe el dicho: “puedes comprar una casa pero no un hogar”.

Me he dado cuenta también que por encima de todo, el bien más preciado es el tiempo. Pasa inexorablemente para todos. No, no se puede comprar. Qué poco valor tiene el dinero desde este punto de vista.

Pero también me he dado cuenta de otra cosa quizá aun más importante. Estamos únicamente a merced de la Naturaleza.

¿Y cual es el cometido que para nosotros tiene reservado la Naturaleza?. Pues ese, procrear. Continuar con la evolución de la especie. Ni más ni menos. No estamos para nada más.

¿Y qué hacemos mientras tanto en todo ese tiempo que nos queda libre hasta que desaparecemos?

Pues lo que todos hacemos: viajar, trabajar, dormir, comer….

Un relleno para un fin.

Tómese esta reflexión como eso, una reflexión que más de uno debería tener en cuenta sobre lo que realmente es importante en la vida y lo que quiere para la suya.

“En 100 años todos calvos”

Pero bueno… siguiendo con lo nuestro, el trading, otro relleno más, me he ido de vacaciones con una posición alcista abierta en el EURUSD, he situado el Stop un poco más arriba que Break Even y me he largado. La he consultado un par de veces y poco más.

Al regresar, la cotización estaba mucho más arriba, por lo que sigo en la línea que mayores resultados me ha dado: calcular el riesgo, situar el stop, entrar y dejar que la cotización haga lo que va a hacer de todas maneras…fluctuar.

La primera línea de puntos, empezando por abajo, es donde he entrado.

La segunda punteada es donde ahora tengo el stop.

Y la línea contínua de arriba es donde se sitúa actualmente la cotización.

Un recorrido importante.

Si coges tendencia, la cotización no volverá a por tu stop y serán ganancias.

Ahora mismo supero, en ganancias latentes, cuatro o cinco veces lo arriesgado, pero es necesario dejar correr mucho más las mismas para eliminar las pérdidas de las operaciones negativas y seguir haciendo crecer la cuenta.

¿Donde está la linea en referencia a las veces que debemos ganar lo arriesgado para mantener la cuenta ascendente?. Pues esta respuesta está en el historial de cada uno. Y depende de la cantidad de veces que pierdes y por supuestísimo de la cantidad con la que lo haces en cada una de esas operaciones negativas.

Esperar – Asegurar – Entrar – Dejar