Apunta y dispara

Hoy, con los medios técnicos que disponemos para operar es muy difícil estar “sin darle al dedo” durante mucho tiempo. Nos aburre estar fuera de mercado.

Una culpa la tienen los medios de información y brokers que nos estimulan para entrar a cada momento y otra nuestro deseo de acción.

Y es la mezcla de ambas cosas la que nos pierde.

Estoy de acuerdo que puede resultar bastante aburrido estar pegado a la pantalla observando el gráfico de un mercado y luego de otro esperando a que salte la liebre. Y ya no te digo nada si en vez de observar muchos mercados sólo estás centrado en tres o cuatro (como debe ser).

La espera es muy monótona y es fácil que entres en estados de apatía que te llevan a desviarte de tu misión principal (observar y operar) y centrarte en otras cosas más divertidas o por supuesto (uno de los mayores males del trader) sobreoperar.

Ganar dinero en los mercados financieros no resulta nada fácil, por supuesto que no, pero si así quieres hacerlo tendrás que sacrificarte y asumir la disciplina que el mercado exige.

Si tienes que estar pendiente del gráfico 5 horas seguidas, lo estás. No existe el dinero sin sacrificio. Es más, es en esa espera, en este padecimiento que puede suponer la espera, donde está el dinero, donde está la satisfacción.

No pretendas entrar en todas las oportunidades que te parezca ver. Esto es entrar por azar y para eso tienes las Loterías que resultan más baratas y perderás menos tiempo y dinero.

El mercado exige vigilancia total y adquirir el instinto vital para saber cuando tienes que descargar la munición sin desperdiciarla en operaciones menores.