Al trading se le vence desde el corazón

Me preguntan que... "Cuando voy a coger las vacaciones".
[...]

Me preguntan que… «Cuando voy a coger las vacaciones».

Para mí, las vacaciones son todo el año. Precisamente cuando las cojo es cuando comienza mi trabajo, al igual que los fines de semana.

Es mi suplicio que el mercado esté cerrado.

Cuidado que me encanta coger el coche y, con la familia, tirar hasta donde las ruedas nos lleven. Lo que típicamente se le llama «ir de ruta».

En mis tiempos mozos comencé saliendo de fiesta los viernes, sábados y domingos. Después la cosa quedó en sábados y domingos. Finalmente en sábados. Tras llegar los sábados a las tantas de la mañana ya reenganchaba de ruta con los amiguetes.

Luego, en aquel tiempo, apareció mi pasión por la bolsa (ahora Forex) por lo que el único día que salía (el sábado) estaba deseando llegar a casa para «enchufarme y empaparme» de Metastock, medias móviles, fórmulas, etc.

Por lo tanto deje de salir también los sábados, me gustaba más la bolsa, ella era «mi novia».

Sólo mantenía la «de ruta» los domingos por la mañana temprano, cosa que aun mantengo hoy junto con la pasión por los mercados.
Claro que ahora, al dedicarme a ello a tiempo completo, no necesito trasnochar como antaño.

Por lo tanto, dejé la fiesta por mi inclinación bursátil.

Total no ligaba…

De hecho, a la chica que es ahora mi mujer la conocí en el trabajo que antes desempeñaba.
Rodeado de tantas chicas todo el día alguna tenía que caer. Lo siento por ella… 🙂

Por consiguiente, (y esto es un tanto privado sólo que ya nos conocemos un poco así que…) cuando os enteréis que a mi mujer le llevo 20 añitos de nada que sepáis que lo nuestro siempre fue por amor y no porque hubiese dinero de por medio. (Ya íbamos a tener nuestra primera hija cuando se enteró que andaba metido casi de lleno en el trading) 🙂 hay, hay, hay…

Por lo tanto, mi pasión por los mercados roza la obsesión, y, como he dicho, de aquellos jóvenes tiempos sólo mantengo dicha pasión e «ir de ruta».

Pero no mucho tiempo, los fines de semana de más de 2 días (hablo de los puentes) se me hacen eternos.

¿Qué porque dejé mi amor de siempre (la bolsa) por el Forex? En otros artículos anteriores lo he explicado sobradamente. Soy fiel a más no poder pero el Forex me cautivó con sus encantos, tengo que reconocerlo, y no pude resistirme a ellos.

Muchos pros a favor y pocos contras. Haciendo una lista de ellos y comparándola con otra sobre la bolsa, no había ni hay color.

El Forex es un poco mi salvación, 24 horas abierto salvo los fines de semana.

Que llegue el Domingo por la noche y estar deseando que empiece la semana es algo que no lo paga nada.

Pienso que todo el mundo debería, en algún momento de su vida, intentar montar un negocio entorno a aquello que es su pasión, sea dentro del mundo del trading o no.

Esa pasión es absolutamente necesaria para llegar a lograr un objetivo. Sin pasión no hay las suficientes fuerzas para levantarse de cada tropiezo y continuar, por eso se dice que logras tus mayores conquistas en aquello que de verdad te gusta, y aun encima, lo harás sin notar que estás trabajando porque disfrutas con ello.

Volviendo al trading, este es un oficio extremadamente duro, psicológicamente hablando, que necesita de esa pasión para perseverar en un camino lleno de piedras que te hacen doblar la rodilla una y otra vez.

Y por eso digo que:

«Al trading sólo se le vence desde el corazón»

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.