Abre la operación y olvídala

Uno de los mayores retos para el trader sigue siendo el de siempre: no dejar que las posiciones en beneficios corran lo suficiente como para hacer crecer la cuenta.

Uno de los mayores retos para el trader sigue siendo el de siempre: no dejar que las posiciones en beneficios corran lo suficiente como para hacer crecer la cuenta. Así que los corta rápidamente para luego contemplar y lamentarse de haberlo hecho, cuando ve que la cotización sigue avanzando por donde había previsto.

Hay que luchar contra esas ganas de ver materializadas las ganancias de inmediato.

En mi caso, sólo pude conseguirlo, no consultando la posición una vez abierta la operación.

O sea: calculo el % de riesgo – sitúo el stoploss – abro la operación – me olvido.
Si estoy equivocado el stop salta con la pérdida mínima calculada; si estoy en lo cierto las ganancias aumentan.

Y es que el el mismo momento en que consultas la posición, si estás ganando, lo único que se te pasa por la cabeza es cerrarla ya.

ACLARACIÓN: lo cierto es que la observo hasta que sitúo el stop en Break Even. A partir de ahí me olvido.
Esto se debe a que es vital, para la cuenta de resultados, tener las mínimas operaciones negativas posibles y las que se han cerrado en rojo que arrojen pocas pérdidas.

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.