Como trader debes centrarte en aprovechar las tendencias y aguantar los períodos en los que el mercado se mueve lateralmente, arriesgando muy poco porcentaje de tu capital para soportar las perdidas ocasionadas por las operaciones negativas, mientras no se reestablece de nuevo la tendencia.