La mayoría de los descubrimientos son fruto del azar tras una búsqueda incansable de respuestas.