El corazón tiene razones que la razón no entiende

No son pocas las veces que estás haciendo algo, y sin embargo, la mente te lleva por otro camino. Ese es tu verdadero camino, el que debes seguir, con el que te sentirás más a gusto, con el que obtendrás los mayores resultados.

No intentes seguir la ruta de los demás ni sus imposiciones, crea el tuyo propio.

La mente, de alguna manera, te dice y sabe lo que debes hacer. Aprende a escucharla y seguir sus consejos aunque la razón se oponga a ello.

Si haces lo que los demás corres el riesgo de llegar al mismo sitio que ellos.