……..

Siempre tienes en mente que ese día va a llegar, solo que nunca esperas que sea hoy sino mañana.

Y cuando de verdad llega, la forma de ver la vida toma otra dimensión. Cosas que te parecían imprescindibles dejan de serlo, cosas que te parecían necesarias ya no lo son tanto y otras que semejaban mas superficiales y prescindibles toman ahora mayor relevancia.

Cuando en un día de tanto dolor contemplas detenidamente a los seres que te rodean en tu vida cotidiana, que desayunan contigo, que te dan su calor incondicional, su ánimo, sus risas, sus lloros, sus besos…entonces comprendes de verdad que la verdadera belleza de la vida está en lo inmaterial.

Hasta siempre papá.