Categorías
Trading

Mitos y leyendas

Uno de mis objetivos es desmitificar el trading.

La etapa a la que me voy a referir es totalmente demoledora. Es tan crucial como adictiva.

El peligro más grande es que el propio trader casi ni se da cuenta del poder de absorción de la misma por lo que, una vez caído en sus redes, es extremadamente difícil salir de ella.

En realidad el trader no sabe que está equivocado, no sabe que ha tomado el camino erróneo, sin embargo se da de bruces una y mil veces hasta el punto en el que podría estar incluso varias vidas seguidas intentando una y otra vez dar con la formula ganadora.

1/ La búsqueda del Santo Grial

Hay suficientes instrumentos para ello. Se ha encargado la compleja maquinaria creada para sacarle el dinero al trader antes de que, incluso, comience a operar en real.

Lo primero que mueve a una persona interesada en el trading a comprar un libro o a asistir a un curso es la necesidad o la creencia de que el trader profesional de turno compartirá con él la formula mágica que le haga rico en los mercados financieros.
Son muchas las personas que salen frustradas de la mayoría de los cursos.

No te engañes, ganar dinero en los mercados depende única y exclusivamente de ti, nadie te va a dar nada. Conténtate si te muestran el camino porque si vas en busca de la formula matemática que te haga rico te darás cuenta de que no es posible a poco que te pares en pensar en ello.

Lo malo, como he dicho anteriormente, es que se ha creado todo un entramado que no te permitirá pensar ni un segundo.

“Gane un sueldo mensual de 2.000 € al mes en sus ratos libres”

“Ser rico es muy fácil”

“Siga nuestras señales y gane dinero sin esfuerzo”

“Haga nuestro curso y sea un experto de los mercados en pocas semanas”.

Lo preocupante es que la gente pica.

¿Tan ilusos somos?

Una vez escuché una frase que me dejó pensativo durante un buen rato:

“El que quiere engañar siempre encontrará a alguien que se preste a ello”

Realmente cierto, sin duda.

Disfrutar de todos los privilegios a los que opta un trader profesional no es cosa de un curso de 2 días ni de 3.
Estamos hablando del, posiblemente, oficio más hostil del mundo.

Y esto es por 2 motivos:

1.- Porque tu dinero anda de por medio.
2.- Por la influencia mental que ese dinero ejerce sobre ti llevándote a errar y, por consiguiente, a perder.

Nadie podrá darte una formula ganadora porque esta reside en tu mente. El trading es un oficio casi exclusivamente mental. Nadie podrá moldearte el cerebro si tu no lo haces.

Es un esfuerzo que nadie podrá hacer por ti. Si quieres vivir de la especulación en los mercados financieros tendrás que experimentar la gran metamorfosis mental que ello supone.

Por tanto prepárate a sufrir como quizá nunca lo has hecho. La recompensa final merece la pena, muchos se quedarán por el camino, pero el que lo consiga disfrutará de los mayores privilegios.

Y no estoy solo hablando a nivel monetario sino de algo que el ser humano ansia por encima de todo lo demás: respeto y admiración.

2/ ¡Necesito el ordenador más avanzado del mercado con 7 pantallas conectadas al mismo!

No te engañes de nuevo. No operarás mejor en los mercados por tener más pantallas conectadas a la CPU. Es sólo una parte del mero espectáculo que rodea la parafernalia del trading.

Con una pantalla es suficiente. Tampoco es necesario que sea la más grande del mundo.

¿Cómo querrás disponer de libertad para viajar o desplazarte libremente si sólo sabes operar en una oficina que más bien parece la sección de televisiones de cualquier centro comercial que otra cosa?.

El trading es mucho más sencillo que eso o, por lo menos, debes intentar por todos tus medios que así sea.

El minimalismo es la primera regla del buen trading.

Reducirlo todo a la minima expresión.

3/ ¡Tengo que estar pegado todo el día a la pantalla para ganar dinero!

Cuando un trader necesita vigilar continuamente el curso de sus operaciones es que su desarrollo psicológico aun es muy pobre, no dispone de un buen sistema de gestión del dinero u opera en un Time Frame que no le corresponde por capital total en cuenta.

El trader que gana dinero abre la operación y se olvida literalmente de ella.

Es un trader con un buen sistema de gestión del dinero y del riesgo que sabe de antemano lo que va a perder (si esto ocurre), que coloca el stop-loss en cada una de sus operaciones y que sabe el tamaño con el que le corresponde abrir una posición teniendo en cuenta el capital total disponible.

Por tanto, mientras se mantenga esta disciplina el miedo a las pérdidas desaparecerá prácticamente por completo. No necesitará estar todo el tiempo vigilando la operación (sabe que hacerlo puede modificar su estado mental y caer en errores cruciales) y encontrará el desapego necesario para con el dinero, o sea, la pérdida del respeto a este como premisa necesaria para acumular ganancias.

4/ Hay que abrir una operación cuando las probabilidades a favor sean de 3 a 1

El trader puede intuir que la cotización va a hacer tal o cual cosa pero nunca lo sabrá con certeza. Nunca el 100% de las ocasiones.

Nadie sabe lo que va a ocurrir en el mercado en los próximos 5 minutos.

Por tanto y dando por sentado que la consistencia reside en dejar correr los beneficios cuando se está en lo cierto, establecer un objetivo significa lo mismo que cortarlos.

A todo lo más que llegará un trader que opera por objetivos es a mantener su cuenta en lateral, neutral, pero nunca la hará despegar. Siempre hay un objetivo, por supuesto, pero este surge en el transcurso de la operación cuando cambian las razones por las cuales se ha abierto la misma.

El trading no es un circuito cerrado.

Está regido por las leyes de la improvisación.

Es algo básico que pocos traders entienden… y erre que erre a buscar la formula.

Las posibles ganancias vienen de un estado mental, de la pericia, es abstracto, no se puede palpar. Debes entenderlo así para ganar dinero de verdad, para hacer que la curva de resultados sea alcista. Comprender esto es una de las claves absolutas.

El trader depende de su talento y este de su experiencia y no de un frío cruce de medias móviles, por favor….

5/ Hay que hacer muchos backtestings

Volvemos a lo mismo. Tratar de encerrar al mercado en un sistema automático de trading supone renunciar a la improvisación, renunciar a los bruscos movimientos del mercado, renunciar a sus cambios de humor, reaccionar demasiado tarde.

Tratar de encerrar al mercado en una fórmula es similar a intentar meter todo el agua del mar en un cubo de agua.

El mercado no se deja atar y los sistemas automáticos es lo que intentan hacer, controlar lo incontrolable.

Si, puede que funcionen al testearlas en simulado pero cuando se emplean en real tanto el trader como su cuenta se dan de bruces. Pero aun así no ceja en su empeño y vuelve a revisar el sistema a fondo buscando la tuerca que no funciona.

Como el ratón en la rueda, tal cual.

Si no se da cuenta a tiempo de la adicción que supone esta fase estará buscando el sistema de trading ideal el resto de los días que le queden como trader.

La frustración en esta etapa es la tónica habitual.

6/ Los mercados se pueden predecir

No hay ni habrá gurú que pueda indicarle lo que va a hacer el mercado, con total seguridad, en el futuro inmediato o lejano.

¿Para qué queremos las hemerotecas? La batería de disparates es desproporcionada.

Un gurú y un humilde trader están en igualdad de condiciones. Cualquier trader, al igual que cualquier guru, tendrá las mismas posibilidades de acierto.

Todo aquel que siga a estos personajes estará condenado a pagar el precio en el mercado con su propio dinero.

Sólo el trader que confía y mantiene su opinión sin modificarla por lo que digan los demás, sobrevive , aprende y logra ganar dinero consistentemente.

Sí se puede tener un mentor que te guíe pero no a alguien que toma sus decisiones de trading por ti.

7/ Practica en simulado antes de operar en real

Otro de los grandes y erróneos mitos del trading.

La operativa en simulado debe ser expresamente para conocer el funcionamiento de la plataforma.

En el modo demo no entran en funcionamiento las mismas sensaciones que cuando operas en real, por lo tanto, la práctica en modo simulado no servirá para enfrentarse a la realidad de los mercados donde ya sí entran en juego los sentimientos más profundos y arraigados del ser humano.

Cuando hayas operado mucho tiempo en simulado y te sientas preparado para operar en real notarás que habrás perdido el tiempo y que tendrás que empezar nuevamente desde cero.

Mi experiencia al respecto sobre mitos y leyendas de trading:

Desde luego que no quiero criticar a todo aquel que trata de buscar una fórmula ganadora, ni a aquel que hace cientos de backtestings, ni al que cree en los sistemas automáticos.

No le quiero criticar porque es una de las etapas a superar en el camino a su objetivo de vivir del trading. Esta etapa está ahí, yo mismo la he sufrido y es una fase más que hay que vencer para seguir avanzando.

Sólo quiero hacerles conscientes de ello para que pasen de etapa lo más rápidamente posible.

He testeado cientos de fórmulas en el Sistem Tester del Metastock. Rentabilidades espectaculares sobre el papel que no se plasmaban en la realidad del mercado.

Necesidad de probarlo todo por si hay algo que se te escapa. Este es uno de los motivos por los cuales el trader necesita en su aprendizaje disponer jornada completa.

Necesita ese tiempo para tener la certeza de no haberse dejado nada atrás, de “quemar” todas las etapas para luego enfocar las siguientes con la garantía de saber que está subiendo peldaños poco a poco, sin prisa pero sin pausa.

Hay que tener mucho cuidado con esta etapa pues cualquier investigación te lleva a recaer si no te das cuenta de ello. Y es que el trader, por su condición humana, necesita tenerlo todo atado, necesita formularlo todo y darle un origen. Vamos, hacerlo terrenal.

Pero desde luego que no hay ningún atajo.

Por mucho que traten de enseñar al trader, que está pleno desarrollo de su aprendizaje, si no lo experimenta por si mismo nunca llegará a operar como un verdadero trader.

Es otra de las razones por las cuales el sistema ganador no le dará a otro trader las mismas ganancias que a su creador.

Sí, tengo que decir que en su tiempo he seguido a algún que otro gurú por pretender que sabía más que yo pero las pérdidas experimentadas me llevaron rápidamente a desconfiar de todo aquel que lanza señales a las redes o de todo aquel que me las ofrece por teléfono o email.

He aprendido a ser consecuente con mis pérdidas y con mis ganancias, he aprendido de las pérdidas y a estimularme con las ganancias.

No hay nada que te haga subir más la autoestima como operar por uno mismo y salir vencedor. NO ES DINERO…. ES HONOR.

Y por supuesto que no hay que confiarse nunca ya que el mercado volverá para intentar quitarte lo que le has sacado.

Siempre hay que tener los pies en la tierra y no creerse nada.

La humildad debe ser la primera de las máximas de un trader y el respeto por el mercado y por sus colegas de profesión la segunda.

Aquí estamos todos en el mismo barco, nadie sabe más que nadie.

He operado buscando un objetivo de ganancias, sobre todo cuando operaba intradía, pero es infructuoso. A lo más que puedes llegar, a duras penas, es a mantener la cuenta lateral.

Sólo hay un único camino: mantener la operación abierta cuando estás en lo cierto.

Aunque tengas un porcentaje de acierto muy elevado no serás capaz de ganar dinero consistentemente si no dejas correr las ganancias.

Es para mi una pena decir que el trading intradía puede formar parte de una necesidad de acción sugerida por algunos traders muy activos a los cuales les han dado contrapartida los brokers.

Sólo han ofrecido lo que se les pedía. El negocio de los ingresos por comisiones no es para nada un mal negocio para ellos sino todo lo contrario y en lo que realmente centran su negocio en la actualidad valiéndose de diversos métodos de actuación.

Una vez dicho lo anterior no merece la pena ni hablar de los scalpers…..

El trading intradía, poniéndome en contra de casi todo el mundo, es otra etapa estéril por la que también todo trader debe pasar.

El trader ha pedido un producto y el broker se lo ha dado. Lo que me molesta son los que tratan de vender la piedra filosofal a todo aquel que cae en sus fauces ofreciéndole el oro y el moro a base de publicidad engañosa que debería estar expresamente prohibida.

Pautas a seguir…

  • Contrastar todo aquel que nos ofrezca sus servicios, sobre todo cuando nos prometan rentabilidades espectaculares.
  • Operar por uno mismo con sus aciertos y con sus fallos. No permitas que nadie tome las riendas de tu dinero, sobre todo en trading.
  • Escapa de todo aquel que diga poseer el sistema de trading ideal.
  • Desconfía de todo aquel que te ofrezca señales.
  • Pregúntate antes de caer en las garras de los “vendedores de crecepelo”, ¿por qué tratan de vender algo que supuestamente les haría ricos empleándolo ellos mismos?
  • Escoge muy bien los libros que lees o los cursos a los cuales asistes porque irremediablemente modificarán tu forma de pensar y de actuar, para bien o para mal.
  • Desconfía de publicidades absurdas, en el trading nada resulta sencillo.
  • Para operar necesitarás dinero, un portátil, una conexión a Internet, un broker, una plataforma y acumular horas y horas de práctica en real.
  • Si pasas todo el día y parte de la noche vigilando tus posiciones abiertas es que estás haciendo algo realmente mal.
  • No cortes las ganancias tratando de buscar un objetivo cercano.
  • El dinero es de los traders discrecionales y no de los sistemáticos.
  • Eres es el mejor gurú que existe. No busques donde no hay.
  • Busca un mentor que te ayude a progresar pero huye de los profetas.
  • Asume el proceso de aprendizaje con todas sus fases. No busques un atajo porque tarde o temprano tendrás que volver atrás.
  • En lo que buenamente puedas trata de evitar la operativa intradía.
  • Opera en real, la demo sólo sirve para tomar conocimiento del funcionamiento de la plataforma.
  • Y recuerda: “No pierdas el tiempo buscando el mejor lápiz, aprende a escribir mejor” _ Seth Godin.
Categorías
Trading

10 pautas a considerar a la hora de iniciarse en el trading

  1. No quieras hacer trading sólo por el mero hecho de querer ganar dinero.
  2. Siéntate sólo en una habitación, preferiblemente a oscuras, y piensa si vivir del trading es realmente tu objetivo.
  3. Piensa también si es tu pasión y si es lo que más te gustaría hacer el resto de tus días.
  4. Se sincero contigo mismo, analiza tu personalidad y constata que estás preparado para desempeñar un oficio altamente indicado para personas a las que le gusta aislarse del contacto con los demás.
  5. Piensa si estás dispuesto o comprueba si puedes vivir una serie de años sin ingresar dinero alguno procedente de tus operaciones de trading.
  6. Considera si estás preparado para abandonar tu oficio habitual, dar un giro radical a tu vida, darlo todo por el trading y dedicarle todo tu tiempo a jornada completa (sobre todo al principio).
  7. Sondea a tu pareja o a tu familia sobre el paso que vas a dar pues necesitarás su firme apoyo. Los resultados tardarán en llegar.
  8. Analízate a ti mismo y comprueba si eres de esas personas que suelen empezar multitud de tareas y las abandona cuando no obtiene resultados inmediatos o si eres de los que persiste hasta el final.
  9.  Observa si tienes capacidad de sacrificio y de anteponer lo que hay que hacer a lo que te gustaría hacer.
  10. Considera también si eres un ser mentalmente inestable hasta el punto de poder hacer locuras cuando estás expuesto a situaciones extremas.
Categorías
Trading

Estrategia de trading

Teniendo en cuenta que los traders perdedores dejan correr sus operaciones negativas y cierran las positivas vamos a gestionar una estrategia contraria de trading claramente vencedora.

Se trata de abrir  varias operaciones en diversos activos (no demasiados y siempre en aquellos que veamos una clara ocasión de ganancia).

Nos encontraremos entonces con varias operaciones abiertas.

Dichas operaciones, individualmente, presentarán un riesgo de no más del 0,5% del capital total.

Dejamos que se desarrollen sin intervenir.

Los stops se encargarán de seleccionar aquellas en las que estamos equivocados cerrándolas.

Las pérdidas serán minusculas.

Seguidamente pasaremos a gestionar las que han quedado abiertas, que por lo general suelen ser las correctas.

Y la gestionaremos dejando que corran los beneficios añadiendo más lotes en los retrocesos, en la medida de lo posible, siempre sobre beneficios y subiendo el stop en el mismo importe para no sufrir pérdidas una vez en ganancias.

Categorías
Trading

La capacidad de aguante del trader

Observando un gráfico histórico podremos comprobar cómo lo importante para generar ganancias es el «enganche» a la tendencia.

De una forma u otra da igual las figuras que se forman desde el punto de vista predictivo pues suelen fallar tanto al alza como a la baja mientras la tendencia continúa.

O sea que, por lo general, los traders solemos salirnos antes de tiempo de las operaciones por diversos miedos.

Y es aquí donde un trader se diferencia de otro: en la capacidad de aguante.

Engancharse a una tendencia es una de las formas más rentables que existen dentro del trading y, mientras el trader no lo consigue, tendrá que desarrollar la capacidad de tomar pequeñas pérdidas que rápidamente serán neutralizadas cuando el precio ya no vuelva a por su stoploss.

Es también muy importante añadir más posiciones a la existente, generalmente en los retrocesos, para potenciar los beneficios. (Sobre todo en las partes más tempranas que siguen al inicio de la toma de la primera posición).

Categorías
Trading

El gráfico tiene la última palabra

He intentado en bastantes ocasiones seguir a los mercados, operar en ellos, teniendo en cuenta únicamente las noticias económicas. Casi siempre sin resultado claro y consistente.

Sólo ciertas decisiones de los Bancos Centrales han resultado ser creadoras de tendencia.

El resto, a la hora de intentar intervenir, ya estaba cotizado.

La sensación es que operando según datos y noticias es que llegas tarde para aprovecharte del recorrido que ya ha sido dibujado en el gráfico.

De hecho, la mayoría de noticias que se leen en los periódicos económicos especializados, los comentarios de los analistas, o los resúmenes diarios sólo intentan explicar el por qué de los movimientos en los mercados.

A veces no encuentran explicación pero el movimiento se ha producido igualmente, el gráfico ya lo ha dibujado. Por lo tanto, este va por delante.

Sin embargo, los inversores siguen leyendo y leyendo, ¿por qué?’

Pues básicamente porque es mucho más entretenido. Realmente entretenido pero, lamentablemente, nada rentable.

Categorías
Trading

Los privilegios del trader

Ser trader, vivir del trading, vivir de la especulación en los mercados financieros es lo mismo que ser dueño de uno mismo y de su futuro al margen de la sociedad.

Pero, cuidado, no hay que equivocarse.

Si eres es un trader profesional independiente ya lo sabrás, pero si aun estás en ciernes entiende que el objetivo del especulador no es solo ganar dinero. Este es más bien su segundo objetivo.

El principal es, sin duda alguna, obtener la máxima libertad.

Libertad en el sentido literal de la palabra y no sólo me refiero a la independencia financiera sino a libertad para:

  • levantarse a la hora que desee

  • operar a cualquier hora

  • operar en cualquier plazo

  • coger las vacaciones cuando se desee, incluso varias veces al año

  • dar un paseo mientras los demás están desempeñando su oficio habitual

  • llevar o traer los niños del colegio

  • ir de compras

  • viajar, pues la oficina del trader es un portátil

  • ser su propio jefe.

  • no tener que tratar con clientes

  • no tener que tratar con proveedores

  • no perder tiempo en el traslado de casa al trabajo y viceversa

  • Comer cuando realmente tienes ganas y no cuando te lo manda una sociedad marcada por un horario que te impone el trabajo habitual.

…….. en fin, todo aquello que para ti represente la libertad, tu libertad.

Aun así, todo ello no debería ser un incentivo para toda aquella persona que no sienta el trading en sus venas.

Se necesita pasión y verdadera vocación para obtener el impulso que se necesita para perseverar y para levantarse tras cada caída, que serán muchas.

Sólo sintiendo al trading como parte tuya, desde el corazón, podrás superar el sufrimiento que supone el duro proceso de aprendizaje, encontrar la motivación necesaria para no rendirse y recibir el premio que solo alcanzan unos pocos.

Vamos a tratar de esclarecerlo algo más.

Todas las recompensas que esperan al especulador no serán regaladas, ni muchísimo menos. Hasta bien avanzado el proceso de aprendizaje el trader no tendrá tiempo para casi nada más. Notará que al día le faltan horas, sin embargo y muy lentamente, según se vaya haciendo más experto, todo esto irá cambiando aunque muy gradualmente.

Las horas de dedicación irán disminuyendo hasta tal punto que el especulador será capaz, casi automáticamente, de descubrir cada vez con mayor precisión la ocasión correcta y esperar a que se esta se desarrolle sin tener que hacer mucho más sino sólo observar como los beneficios se acumulan, literalmente.

Esta acción puede suponerle un trabajo de muy poco tiempo según el Time Frame en el que haya decidido operar.

Claro que llegar a tal nivel de maestría necesita de una superación extraordinaria, sobre todo a nivel mental.

Si alguna vez te han dicho que las grandes ganancias, el poder alcanzar la independencia financiera, la libertad absoluta, está sólo en tu mente… pues es absolutamente cierto.

Mi experiencia:

Cuando decidí cambiar de oficio para enfocarme únicamente en el trading no sabía la dimensión en la que acababa de entrar. Sin duda alguna, esta profesión es totalmente diferente a cualquier otra que se pueda imaginar.

Se sufre mucho en el camino, no lo voy a negar. Si realmente alguien quiere descubrir su verdadera personalidad, el Mercado es el mejor emplazamiento para ello. Aflorarán en el transcurso de sus operaciones sentimientos que quizá nunca antes haya experimentado.

Exteriorizará su verdadero caracter y, sobre todo, dónde está el límite al que su cuerpo puede llegar en situaciones extremas. Con ser un oficio pasivo, en el que puede pasarse buena parte del día sentado tras una pantalla de ordenador, la adrenalina segregada por el cuerpo puede llegar a alcanzar niveles realmente importantes.

El trader pasa por muchas fases en el transcurso de su aprendizaje, incluso subfases dentro de las primeras, y solo al final, cuando no cede en su empeño, cuando su mente ha desarrollado el “callo” necesario es cuando, sin saber como, empieza a ganar dinero de imprevisto, casi de un día para otro.

No es como cualquier otro oficio asalariado en el que se cobra cada primero de mes, no. Este es un empleo en el que se está muchos años sin ganar ni un euro, más bien sólo observa como su capital disminuye, hasta que un buen día, tras una serie de puntos que se unen, de repente y sin saber muy bien como, comienza a generar dinero de verdad, consistentemente.

Ya no abre la operación y esta se da la vuelta de inmediato reflejando las pérdidas sino que abre y el color verde se hace cada vez más frecuente. La satisfacción, no voy a negarlo, es absoluta.

Claro que no es momento de confiarse, pero se nota dentro de uno mismo, nota que por fin le toca, que su hora ha llegado.

Llegados a este punto tengo que hacer un inciso. Son muchos los iniciados en el tema que me han preguntado por el sueldo de un trader al mes, y tengo que aclarar que nunca ganará un salario fijo mes a mes, sino que tendrá meses de mayores y menores ganancias.

Hay períodos en los que no ganará nada y otros en los que una sola operación le dará los beneficios de un año.

Es por estas razones y otras muchas más por las que el trading se dice ser uno de los oficios más duros del mundo. Sobre todo porque diferiere enormemente de lo que la gente de la calle puede considerar como un oficio clásico.

El trading, si no se le acepta como es, puede generar muchas frustraciones.

Pero el trading no es sólo dinero. Es libertad.

Recuerdo cuando trabajaba como profesor en una academia de peluquería de mi ciudad. Recuerdo los horarios estrictos y, en los últimos años, la jornada contínua. Recuerdo a mi jefa, recuerdo las clientas, las alumnas, los proveedores, la encargada, los compañeros, el andar a toda prisa para llegar a tiempo, comer rápido (muchas veces en el propio local), saber cuando entraba pero no cuando salía, sueldo miserable….

Mi vida era: dormir, trabajar, para casa y vuelta a empezar.

¿Qué vida era esa?

No estaba dispuesto, ni lo estoy, a volver atrás. Cuando dí el paso era para no regresar. Necesitaba un cambio en mi vida y mi pasión. El trading, era mi oportunidad, el clavo ardiendo al que agarrarme.

Tenía una opción y la iba a aprovechar.

Entre el colchón de dinero que había ahorrado, la liquidación y el dinero del paro, comencé en serio con mi preparación a jornada completa, día sí y día también, tratando de eliminar todo lo superfluo que rodea a esta profesión y centrándome en sus fundamentos.

Tardaron mucho en llegar las ganancias. Primeramente, tras casi dos quiebras (una en especial) decidí, el trading me obligó a ello si estaba dispuesto a continuar, centrarme en eliminar todo que me hacía perder dinero de alguna manera, al máximo de lo posible.

A raíz de desarrollar a fondo mi sistema defensivo la cuenta se estabilizó, ni ganaba ni perdía. Ya era bastante después de lo que había pasado, pero no era suficiente.

Faltaban las ganancias consistentes. Seis años calculo que tardaron en llegar, seis duros pero espectaculares años. Disfrutando del proceso, disfrutando con lo que más me gustaba hacer.

Si en realidad hay algo que motiva a uno a perseverar es hacer de su pasión su oficio.

Ahora recuerdo los años de academia con nostalgia por los momentos vividos, por haber conocido allí a la madre de mis dos hijas.

Mi mujer no trabaja, preferimos la educación en casa que en la guardería. Yo ando con mi portátil de aquí para allá.

Antes tenía un ordenador de sobremesa pero me he acostumbrado de tal manera al portátil que ya no quiero saber nada de él. Me permite la movilidad que necesito para trasladarme y operar desde donde me parezca o necesite.

El no tener oficina física es brutal, es parte de la libertad absoluta.

¿Qué decir del horario?. Reconozco que mantengo una rutina con disciplina, que cuando estoy delante del portátil es porque me gusta mi oficio. Lo paso mal si paso más de un día sin abrirlo. Los los festivos y fines de semana, cuando los mercados están cerrados, me falta algo pero trato a duras penas de desconectar.
Es realmente necesario para descansar la mente y disfrutar de los tuyos.

Al principio operaba intradía pero la evolución de la estrategia me enseñó que las grandes ganancias vienen de aguantar las posiciones abiertas en el tiempo y no de pequeños beneficios limitados.

Por tanto, el mayor período de tiempo que destino a operar se reduce a la hora de observar al Mercado en busca de una ocasión para abrir una operación. Una vez hecho esto, cierro y me olvido, la gestión de la posición me protege. Se lo que voy a perder antes de abrir la posición.

Por consiguiente, una vez abierta la operación…todo es tiempo libre.

 

Lo cierto es que muchas veces le pregunto a mi mujer: ¿De donde saca la gente que trabaja en su oficio habitual, con su estricto horario, tiempo para todos los papeleos, compras y todo lo demás que hay que hacer?

Porque con todo el tiempo que tenemos a veces nos faltan horas.

Lo cierto es que el mayor acierto, en mi estrategia operativa, ha sido pasar de operar intradía a usar un espacio temporal mayor.
Cuando operas intradía no puedes apartar las pestañas de la pantalla. Cuando operas en plazos mayores, esto contribuye a crear esa atmósfera de libertad que ansía el trader ya que no tienes que estar tan sujeto y ya tienes más tiempo efectivo para otras tareas.

El trading, en su aprendizaje, es muy celoso, no le gusta compartirle con nadie más, le requiere a todas horas, pero a medida que el tiempo avanza y adquiere más “confianza” le va estirando un poco la cuerda, hasta que al final, le premia con la libertad absoluta.

Es todo un proceso al que invito a vivir a todo aquel que sienta correr por su sangre las ansias de especulación. Es un gran viaje lleno de aventuras, ausente de aburrimiento, y, desde luego, muy adictivo, peligrosamente adictivo.

La mala imagen que tienen los especuladores se ha encargado de dársela cierta clase nociva de individuos como afán de eximirse de sus fallos y cargárselos a alguien.

Siempre se acuerdan de los especuladores cuando los mercados caen pero cuando estos experimentan sustanciales subidas la causa responde a que ellos han hecho las cosas bien en el desarrollo de su programa económico.

El especulador que gana dinero en los mercados se lo ha ganado a pulso, nadie le ha dado nada a la hora de destacar en el oficio más duro del mundo.

No tiene que rendir cuentas a nadie porque si puede vivir de ello es porque se lo ha ganado a pulso. El mercado no regala nada a nadie, se lo tiene que arrebatar en alguno de sus descuidos. Pero para llegar a ello tiene que sufrir un desarrollo mental sumamente doloroso, lleno de obstáculos en todos los sentidos.

Por lo tanto, el especulador:

“Vence y no se jacta, vence porque es su deber” _ Lao Tse

Categorías
Trading

La errónea creencia de que los demás son mejores que uno mismo

Llegados a este punto y habiendo analizado cientos de fuentes tanto de habla hispana como inglesa, la conclusión a la que he llegado es que cada cual opina lo que le cuadra.

De esta manera corroboro la importancia de que cada trader debe ser dueño de su propio destino a la hora de abrir  y cerrar posiciones en cualquier mercado pudiendo afirmar que la tasa de acierto no va a ser menor que la cualquier otra fuente, llámese experta o no.

Categorías
Trading

La razón del stoploss

Muchos de los traders que pierden dinero en los mercados es a causa de cerrar aquellas operaciones que están en verde y mantener abiertas aquellas que presentan pérdidas.

Realmente, para generar ganancias, hay que realizar  justo lo contrario: cerrar aquellas operaciones que presentan pérdidas y mantener las que están en beneficios.

Así que el objetivo del stop viene a ser precisamente el de procurar que las operaciones negativas se cierren antes de que las pérdidas aumenten demasiado.

De esta manera se consigue que las malas operaciones concluyan con las mínimas pérdidas posibles.

Es un verdadero «cortafuegos».

Y a partir de esto, como comentaba, hay que hacer justo lo contrario a lo expuesto al principio.

Y esto es que, tras cerrarse las operaciones negativas hay que mantener las que aun están en positivo. Dejarlas correr.

Es la parte decisiva.

Decisiva porque nunca sabes donde debes salirte ya que cada operación tiene un recorrido distinto.

Pero bueno, una vez controladas las pérdidas tenemos la mitad del trabajo hecho.

Luego viene un duro trabajo de análisis de % de acierto, cuántos beneficios debemos acumular en relación con el capital expuesto para que se compensen las operaciones negativas con las positivas y que de paso el saldo se incline a nuestro favor…en fin, un largo etcétera.

Categorías
Trading

Ajuste de capital y oportunidad

Si no posees el capital suficiente para entrar en un TF alto, si puedes visualizarlo y luego abrir la operación en un Time Frame más bajo.

Eso sí, hay que tener en cuenta que cuanto más bajo más probabilidad de fallo pero sigue siendo una opción muy válida para ajustar el capital a la correcta gestión del dinero.

Categorías
Trading

Redefiniendo el sistema de trading

He aquí una serie de circunstancias que a más de uno le hará pensar y quizá variar su sistema de trading actual.

Quede claro que la visión general acerca de por donde puede discurrir la cotización, soportes, resistencias, etc… es más evidente o predictiva cuanto mayor hacemos el Time Frame en el cual observamos el mercado.

Es cierto que a mayor Time Frame sobreoperamos menos porque las señales de compra-venta son, evidentemente, menos.

Pero muchísimo cuidado con esto. Muchísimo cuidado con escoger los TF mayores (por ej: semanal) para operar únicamente porque ofrece menos señales y así evitamos la sobreoperación, tan presente en el intradía y una de las mayores «enfermedades mortales» de la cuenta de un trader.

Mucha atención:

Si operando, por ejemplo, en intradía haces 200 operaciones, trasladando tu sistema a un Time Frame semanal harás igualmente las 200 operaciones (igual de bien o igual de mal) sólo que en vez de efectuar las 200 operaciones en 1 mes, las harás en 10 años.

¿Se entiende lo que quiero decir?

No sólo por aumentar la temporalidad vas a operar mejor.

Por lo tanto, tener definida primero una buena estrategia es fundamental a la hora de operar, sea en el espacio temporal que sea.

¿Donde está entonces uno de los fallos más grandes del operador?

En entrar en el mercado a diestro y siniestro.

El trader, por vocación, ve una ocasión de entrada a cada momento, bien sea por técnico, bien sea por macro.

Entonces, debe tener mucho cuidado a la hora de efectuar una operación y a la hora de encontrar el motivo de por qué hacerlo.

Vamos a pararnos aquí un poco más y que cada uno elija lo que más le convenga:

«Tiempo» está relacionado con «entradas» y porcentaje de acierto.

A mayor número de técnicas de entrada más cantidad de entradas y más bajo, por media, el porcentaje de acierto.

Esto es porque si tenemos 3 técnicas de entrada con un porcentaje de acierto del 40%, 30% y 50% respectivamente, la media dará un porcentaje de acierto del 40%

Y si nos quedamos con la técnica que nos arroja el 50% de aciertos tendremos que entender que tardaremos más tiempo en entrar en el mercado.

Es algo que cada trader en particular debe valorar.

O más técnicas y menos porcentaje de acierto o menos técnicas y más tiempo esperando a que el mercado nos envíe una señal.

Pero lo que quiero dar a entender muy seriamente: no se puede «disparar» a todos los lados. No se puede entrar en cada oportunidad que nos parezca ver porque sino sí estaremos sobreoperando y sí tendremos muchísimas operaciones negativas.

Y si a esto le sumamos la manía del trader de no dejar correr las ganancias, de retirarse en la primera ganancia, no es que yo me lo invente, es fácil ver que el saldo, sí o sí, de la cuenta bajará rápidamente.

Si tienes muchas operaciones negativas y las que son positivas las cierras pronto, lamentándolo mucho, las cuentas no salen.

Es por este motivo que yo únicamente utilizo una técnica de entrada e intento, en lo más posible operar en el lado corto del mercado, a no ser que lo ocasión al alza sea indiscutible, por decirlo de alguna manera.

Lo cierto es que a menor Time Frame más disminuyo las operaciones en ambos lados del mercado.

Pero bueno, la estrategia debe ser clara, y más que esto, debe ser respetada sino no tenemos estrategia.

En los mercados mantener la disciplina que nos demanda la estrategia es sólo para seres sobrenaturales, lo asumo.

Otra cosa que añadir respecto al % de acierto que hay que tener muy presente:

El porcentaje de acierto no dice mucho sobre si tus ganancias son importantes o no.

Las buenas operaciones, las que nos arrojan los mayores beneficios, sólo son unas cuantas. El resto, aunque pertenezcan al lado de las cerradas en verde, son paja, son insignificantes para aumentar el capital de la cuenta, para lograr la consistencia.

Si tienes un % de acierto del 50% seguramente sólo el 5% de las operaciones sean las que le den impulso a tu cuenta.

Mucho cuidado con cerrar antes de tiempo estas operaciones porque con el restante 45% de operaciones positivas no bastará porque las ganancias que generan serán «comidas» por las operaciones negativas que tengas.

¿Pero claro, cuales son?

No lo sabremos, lo intuiremos.

Y aun peor.

Como seguramente dejaremos correr todas las operaciones positivas en el afán de dar con la gran operación nos encontraremos con que la mayor parte de todas ellas se darán la vuelta para alcanzar el stop-loss.

Es algo que golpea muy duramente nuestra línea de flotación mental.

Tener ganancias importantes y que estas se den la vuelta para cerrar en negativo es algo realmente desesperante, algo muy difícil de aguantar.

Y lo malo es que ocurre muy frecuentemente.

Por lo tanto, no cuenta el % de acierto sino la calidad de nuestras operaciones positivas.

Así que debemos contar con que las operaciones positivas sean muy pocas y el resto realmente abundantes. De ahí que las pérdidas deban ser lo más pequeñas posibles para que las ganancias compensen. De ahí que debamos limitar nuestras entradas a una única técnica para bajar el % de fallos. De ahí que no debamos romper la disciplina de las reglas que hemos trazado.

Llegados aquí creo que se han abordado una serie de importantes premisas que serán los pilares del sistema de trading de cada uno y que ayudarán a redifinir un sistema común hacia otro de más calidad.

Y puestos ya en la rampa de salida mucho cuidado con empezar con un sistema nuevo cada x tiempo. Los mejores sistemas son aquellos que aprenden de si mismos, con sus aciertos y sus fallos, por muy malos que sean al principio.