Categorías
Trading

El sistema defensivo: la gestión del capital

Y llegamos a una de las partes más repudiadas y aburridas del trading pero, sintiéndolo mucho, se trata del corazón del sistema de trading, indispensable para su funcionamiento.

Es también su parte más corpórea por lo que, una vez diseñada, su aplicación es meramente rutinaria.

Lamentablemente para muchos, se trata de una etapa a la que hay que regresar a “quemar” si desea seguir progresando como trader.

El sistema defensivo está compuesto por 3 partes:

  • Porcentaje de riesgo
  • Stop- loss
  • Tamaño de la posición

Muchos traders abren una operación arriesgando más del 2% del capital total.

Hay que hacer mella en la importancia de limitar las pérdidas al máximo para cubrirnos de los errores que sí o sí vamos a tener cuando operamos.

El trader sin experiencia cree que ganar en el mercado supone acertar en todas sus operaciones. Este es uno de los motivos que le lleva a buscar esa técnica certera al 100%, que por supuesto no existe.

Por lo tanto, cuando comprende esta cuestión, que si bien parece lógica se sigue insistiendo en ello, el trader da un paso adelante cambiando la idea de acertar en todas sus entradas a tratar de que el saldo entre sus operaciones positivas y negativas sea positivo.

Como he dicho, es un gran paso ya que este nuevo pensamiento le lleva a buscar la manera ya correcta de minimizar las pérdidas y maximizar las ganancias para que la curva de su cuenta sea alcista.

En esa búsqueda de hacer más pequeñas sus operaciones perdedoras comprende que el porcentaje arriesgado debe ser el mínimo posible ya que sino una serie negativa de operaciones en rojo podría esquilmar toda su cuenta.

Claro que % de riesgo + stop-loss + tamaño de la posición + capital están íntimamente relacionados y dependen unos de otros.

El porcentaje de riesgo debe ser el mínimo posible pero si el capital total es reducido, el trader no podrá abrir una posición con gran número de lotes o de contratos a la vez que puede que el stop tenga que situarlo en un lugar más cercado del que le gustaría.

Vamos a ver, un gran error es pensar que perder poco en cada operación significa poner el stoploss lo más próximo posible al punto de entrada.

Sí, se perderá muy poco si salta el stop, pero al estar tan cerca de donde hemos entrado será muy fácil que lo haga ya que está a merced de cualquier pequeño retroceso.

Recordemos que el mercado no suele moverse en línea recta.

Quedamos entonces de acuerdo en que perder muy poco en 50 operaciones será similar a que perder mucho en una sola. En lo único que difiere es en que la pérdida de capital total se dilata más en el tiempo pero el resultado acaba siendo el mismo.

O sea, el stop debe estar lo más alejado que el trader considere.

Y por lo tanto, el tamaño del capital total de la cuenta del trader determinará la situación adecuada del stoploss y el tamaño de la posición en la manera que el principal objetivo del operador será tratar de aumentar en la mayor parte de lo posible dicho capital para poder abrir una operación con el mayor número de lotes o contratos posible, arriesgando una minima parte de su capital y, a su vez, colocar el stop-loss en un lugar donde a la cotización en sus barridos o retrocesos no le sea fácil cazar el stop.

A esto se le llama operar con el máximo tamaño de la posición arriesgando el mínimo capital posible.

O dicho de otra manera, operar apalancado al máximo que nos permita el porcentaje de riesgo.

Insisto por tanto en partir o conseguir operar con un gran capital para poder operar correctamente con las premisas antes dispuestas.

Sin duda esta es la característica principal de los traders consistentes.

Categorías
Trading

Aprender con microlotes y en real. Mucho mejor que demo.

La cantidad total para operar en los mercados es determinante, no hay que engañarse. El aprendizaje suele ser largo (todo depende del tiempo que se le pueda dedicar a diario).

Dicho tiempo se asume a la hora de estudiar una carrera pero con el trading no se afronta de la misma manera y aquí radica el gran error. Por lo general se infravalora al oficio más duro del mundo y esto acaba por verse reflejado en la cuenta de los que lo toman como una afición.

Por lo tanto, primeramente hace falta un colchón de dinero que permita al trader novel vivir durante el tiempo que dura el aprendizaje, durante el tiempo que se necesita para comenzar a generar dinero de manera regular.

En este caso no hace falta mucho capital. Hoy en día los brokers permiten abrir microcuentas desde 1.000 euros o menos.

No es suficiente para ganar dinero pero si para obtener una práctica valiosa siempre que se haga una correcta gestión del capital (se hace de igual manera con poco capital que con mucho).

Lo que tiene que tener claro el trader es que si no es capaz de hacer beneficios con poco dinero tampoco los podrá hacer con mucho, como más de uno piensa.

Eso si, una vez es capaz de hacerlo, tener suficiente capital hará las cosas más fáciles siempre que se mantenga el mismo riesgo por operación.

Las mejores lecciones, las que hacen progresar al trader, las que se quedan grabadas en la mente, son las que da el mercado.

No hay ninguna otra manera más productiva que esta.

Y como no queremos perder todo nuestro dinero a la hora de generar experiencia no queda otra que arriesgar muy poco en cada operación porque supongo que, como he dicho antes, dado que se asume que una carrera puede durar más de cinco años sin dar frutos no esperemos ganar dinero con un mes de aprendizaje en el volátil, inesperado y caótico mercado.

Los traders exitosos siempre relatan que antes de serlo sufrieron en sus carnes, o mejor dicho, en sus bolsillos, varias quiebras. No es necesario esto si nos acostumbramos a hacer nuestras pérdidas pequeñas desde el principio.).

Que quede claro entonces que la gestión del capital no es solo vital para vivir del trading sino que, de igual manera, lo es para sobrevivir al aprendizaje, para no dilapidar todo el dinero antes de adquirir la destreza necesaria para ganarlo.

Estoy seguro de que habría muchos más traders profesionales en el mundo si comenzasen su instrucción por la gestión del capital.

Vuelvo a repetir, el trading es uno de los oficios más duros del mundo, no se puede pretender ganar dinero consistente de buenas a primeras sin un aprendizaje previo, sin una práctica de muchos años en real.

Así que hoy en día, con las facilidades que da el broker de poder operar con microlotes, lo cual es una ventaja tremenda para las cuentas que tienen un capital pequeño, es una pena que el especulador no gestione debidamente la operación.

Es solo así como generará la experiencia necesaria y, de paso, evitará quedarse sin dinero antes de adquirirla.

Pero no suele ser por ahí, por la gestión, por donde se suele empezar sino que el trader ya se apalanca desde un principio más de lo que su cuenta puede soportar, y es cuestión de horas, quizá de minutos, el tiempo en que tarda en quedarse a cero.

Al principio no se puede pretender ganar grandes cantidades ni, mucho menos, generar el dinero necesario para vivir.

Al principio, hay que contentarse con no perder todo el capital y con ir adquiriendo destreza. El dinero vendrá tras el proceso necesario, nunca antes.

Por tanto, y como decía, operar con microlotes es una herramienta ideal para aprender a gestionar la operación.

Y de la misma manera, gracias a la buena gestión que proporciona operar con microlotes (si no se tiene el capital suficiente para operar correctamente con más lotes o contratos) es totalmente factible convertir, con tiempo, paciencia, reinvirtiendo los beneficios y no saltándose la disciplina, una pequeña cantidad de dinero en otra bastante importante.

Categorías
Trading

Gestión y disciplina

Todos los participantes en los mercados están de acuerdo en la importancia del aspecto psicológico como factor destacado a la hora de tener o no éxito en el trading.

Esto se va haciendo más patente a medida que el trader opera sobre todo en real.

Sin dudarlo ni un momento, el miedo es el principal causante de los mayores estragos en el capital de la cuenta. Controlado este se supera una de las etapas más difíciles de la especulación.

¿Y qué es lo que controla este instinto psicológico tan arraigado?.

La gestión del capital.

Sólo la gestión logra “sujetar” de alguna manera todos los perjuicios de esta emoción primitiva. Y es que el miedo nos ha acompañado en nuestra evolución protegiéndonos de los peligros que nos acechaban.

Por tanto interfiere en gran manera a la hora de operar. Presagiar que podemos perder todo nuestro dinero logra que aflore de todas las formas posibles, y está claro, nos perjudica enormemente.

Si pudiésemos desconectarlo a la hora de operar habría más ganadores, sin duda alguna.

Pero como he dicho, la gestión puede retraerlo de alguna manera.

La disciplina.

Sólo hay un elemento que el trader puede controlar. Es como la llave que abre o cierra el paso a las “desgracias” operativas: la disciplina.

Si no se tiene disciplina férrea, las puertas hacia los desordenes psicológicos que provocan las pérdidas estarán abiertas de par en par.

Por consiguiente, el trader tiene una única misión a la hora de operar: guardar la disciplina.

Es frecuente ver operar a muchos traders en la plataforma demo que le facilita el broker. Es lo que cree y es lo que le ha sido inculcado:

“No operes en real hasta que seas capaz de ganar dinero en Demo”

No señor. La demo solo sirve para conocer la plataforma, pero no para adquirir experiencia de cara a la operativa en real. Cuando crea que ya está preparado para operar en real comprenderá que no ha avanzado nada, que tendrá que empezar nuevamente de cero.

Y es que cuando el dinero es ficticio el instinto del miedo está oculto. Salvo algún trader con este sentimiento muy aflorado, no he visto a nadie que sude operando en simulado, ni he visto a ningún trader al que le duela el estómago, ni que se irrite, ni que no pueda dormir, ni que sienta impotencia, autoestima por los suelos, ganas de gritar, de abandonarlo todo, de darle golpes al ordenador, y si, que incluso tenga impulsos suicidas. No he visto nada de esto operando en demo.

Y, por supuesto, si no sientes nada de esto no estás aprendiendo.

Es más, hay muchos traders capaces de acumular grandes sumas operando en simulado o en concursos donde su dinero no está en juego pero no en real.

Los errores que se comenten por temor a perder el capital son multiples.

Hay 2 tipos de miedos reconocidos en el operador:

Miedo a perder
Miedo a ganar

Controlando ambos la estrategia será efectiva y mostrará una curva de resultados ascendente.

Miedo a perder. El Ego odia perder, necesita aunque solo sea una pequeña ganancia, pero odia las pérdidas.

Los traders nóveles que suelen operar sin stops dejan correr las pérdidas con la esperanza de recuperarlas. No les importa ya salir con beneficios, con recuperar lo perdido les basta.

Y es en ese afán por recuperar las pérdidas como dejan abierta la operación esperando mucho más tiempo del que pensaban.

La consecuencia, aunque muchas veces la recuperación es efectiva, es que llega una operación en que las pérdidas no se recuperan. Entonces dejan que estas se incrementen, incluso añaden más posiciones porque creen que la cotización ya no puede bajar más.

Si lo hace, el camino hacia la quiebra se acelera y hace patente.

Durante ese camino hacia la bancarrota, todas las emociones citadas anteriormente se hacen presentes, quien no lo reconozca así mentiría.

Sin embargo no hace de igual manera con las operaciones en positivo.

Un trader perdedor suele presentar un historial con un gran número de operaciones positivas pero que arrojan minúsculas ganancias, y un pequeño conjunto de operaciones negativas pero con grandes pérdidas acumuladas.

Puede que únicamente una, dos o como mucho tres, sean las causantes del margin call.

Además, las operaciones negativas son superiores en duración desde que se abren hasta que se cierran en comparación con las positivas.

¿Por qué es esto así? Por el miedo a ganar.

Si el miedo a perder hace que no cierre la operación en pérdidas, el miedo a ganar hace que no deje correr las operaciones en positivo.

La tensión que provoca tener dinero propio en juego hace que el trader esté a cada momento observando el saldo de la operación. Está pegado todo el tiempo a la pantalla del ordenador y si tiene que salir la seguirá con el movil.

Imposible, desde luego, echarse a dormir con la posición abierta. No será capaz, el insomnio se encargará de que esté toda la noche en vigilia controlando la operación.

Cuando los beneficios de la operación en positivo sufren un retroceso, el trader acaba cerrando, y es así como nunca deja que sus ganancias se incrementen.

En la mayoría de las ocasiones, una vez cerrada la operación, esta continúa con el avance a favor de donde tenia previsto, y se lamentará.

Seguirá viéndola avanzar y se tirará de los pelos ante lo que podría haber ganado de no haberla cerrado.

Pero no será capaz de entrar de nuevo en esa tendencia, y si lo hace será ante la avaricia de ver como los demás están ganando dinero con él fuera lo que le hará abrir de nuevo otra operación justo en el giro del mercado.

Entonces acabará perdiendo el pequeño beneficio cosechado anteriormente y, en su empecinamiento de no cortar la pérdida, también perderá parte de su capital total.

No hay que ni decir lo duro que le resultará recuperarse de este golpe que le ha lanzado el mercado.

Sin duda, a partir de ahora, sentirá un nuevo pavor: miedo a abrir una operación. Y será este el nuevo miedo que le haga perderse las mejores operaciones.

Por tanto, queda patente la manera en la que el mercado te machaca mentalmente.

Si el trader decide continuar en su andadura, y si aun no se ha tomado en serio la gestión del dinero, ahora sí lo hará, ahora si empezará a tenerla en cuenta.

Pero aquí no acaba todo.

Cuando su sistema anti-pérdidas esté presto y dispuesto no será aun ahí cuando logre la consistencia. Sólo estará iniciando el camino hacia ella.

Con todo lo que hasta ahora habrá sufrido, faltará lo más difícil.

El trader, llegado a este punto, ya realiza una buena gestión. Ya sabe qué porcentaje va a perder de su capital total por operación, ya sitúa correctamente el stop y lo mantiene inamovible, ya sabe calcular el tamaño de la posición con la que tiene que entrar sin poner en riesgo todo su capital.

Sin embargo pueda que se sienta frustrado, y es que aunque ya no pierde dinero, tampoco es capaz de ganarlo. Resultado: la cuenta se mantiene lateral.

El capital no disminuye pero tampoco aumenta.

La solución a este enigma es muy fácil. Es tan fácil como difícil su ejecución: dejar correr las ganancias.

El trader está acostumbrado a operar por objetivos. Ha escuchado en alguna parte que abra una operación cuando la esperanza de beneficios sobre pérdidas sea de por lo menos 3 a 1.

Y digo yo: ¿quién es el visionario que sabe que la operación va a representar dicha relación de ganancias respecto a las pérdidas?

Nadie sabe como se va a comportar el mercado en los próximos minutos, por lo tanto sólo es cuestión de intuición, sólo son cábalas que a veces funcionan y a veces no.

Por tanto insisto: el trader solo hará crecer la curva de resultados cuando desarrolle la costumbre, ardua costumbre de dejar correr las ganancias como lo hacía antes con las pérdidas.

El trader está acostumbrado a cerrar aquellas operaciones que están en positivo y a mantener abiertas las que están en rojo, y definitivamente se trata de hacer justo lo contrario.

No se debe establecer un objetivo, la situación del mercado cambia a cada instante. La experiencia nos irá diciendo el mejor punto de cierre según va avanzando la operación.

Y ya lo digo ahora: para dejar correr los beneficios hasta el punto que nos haga traders ganadores, consistentes, hay que tener mucho estómago.

Estómago para no cerrar ante los retrocesos naturales de las tendencias.
Estómago para ver como las ganancias se reducen incluso en un 50% o más antes de dar un nuevo impulso a nuestro favor.
Estómago para no venirse abajo y mantener la estrategia cuando una operación con suculentos beneficios se da la vuelta y retrocede hasta el punto de hacer saltar el stoploos.

Pero hay que recordar que hay que “darle la vuelta a la tortilla”. Hay que darle la vuelta al historial de operaciones.

El historial del trader consistente presenta una gran cantidad de operaciones negativas con pequeñas pérdidas y pocas operaciones positivas pero con grandes ganancias que recuperan las pérdidas y dejan el balance en positivo-creciente.

¡Qué si es duro lograr hacer esto!

Tan duro que no lo conseguirá hasta que muestre y sienta total desapego por el dinero.

¿Te acuerdas del sentimiento de indiferencia que tenías cuando operabas con dinero ficticio en la plataforma demo? Pues ese, el mismo para el dinero de verdad.

A estas alturas supongo te habrás dado cuenta que llegar a ser un trader consistente está solo en la mente y no en la técnica que se utilice.

Categorías
Trading

La acumulación de horas de práctica cómo parte fundamental del éxito del trader

Desde el punto de vista en el que consideramos que aquellos que destacan en su disciplina es por el número de horas que diariamente dedican a ello, nos damos cuenta inmediatamente que la acumulación de horas de práctica es la parte principal del éxito.

Para destacar como trader no solo habrá que dedicarse a dicha práctica el máximo de horas posible, además de empezar cuanto antes mejor, sino también que todas las tareas cotidianas deberán ir destinadas a favorecer la integración del oficio.

Por lo tanto, para lograr la excelencia en el trading debemos adoptarlo como nuestra filosofía de vida, como nuestro único pensamiento, como nuestro objetivo principal por encima de todo lo demás.

Los traders pertenecientes a la clase de los innatos ya obrarán así por naturaleza pero los demás deberán hacer un esfuerzo para ello en una sociedad rodeada de distracciones.

Es por eso que insisto en que la especulación se debe llevar en la sangre, creer en ello desde lo más profundo del ser. Debe gustar hacerlo más que ninguna otra cosa para sentirse feliz en esa ingente dedicación de horas.

Y vuelvo a repetir, conseguir hacerse con la esencia, con los fundamentos y repetirlos con constancia todos los días hasta automatizarlos debe ser el objetivo principal de cualquier trader que quiera vivir realmente de la especulación en los mercados financieros.

Quede también claro que fuera de las horas de operativa existen otras prácticas destinadas a mantener el equilibrio.

Puede que a muchos operadores no les parezca importante pero el buen trading reside en la suma de una serie de partes que deben funcionar como un perfecto engranaje.

Esto es que el cuerpo debe estar en perfectas condiciones para poder operar con ciertas garantías.

No sirve para nada estar bien un día y dos no. No vale ser constante un par de días.

He certificado perfectamente uno de los mayores enemigos del trader, el que realmente hace una gran selección en este oficio.

Por lo general, la inmensa mayoría de las personas que se acercan a los mercados no se solo toman como un verdadero trabajo. No marcan un horario, unas pautas, una disciplina como en cualquier otro oficio.

Y más acusada es aun esta dejadez desde cuando el trader no tiene un jefe por encima suyo que le haga cuenta de sus responsabilidades, de forma que si ya de por si el trading es un oficio extremadamente disciplinado a esto se le añade la responsabilidad de evitar caer en cualquier distracción que le rodee, especialmente si el trader opera desde su propio domicilio.

Entonces, el especulador debe estar al 100% todos los días y en esto toma cuenta:

El descanso, la alimentación y el deporte moderado

Efectivamente, el trading es un oficio de élite por lo que el trader debe estar sujeto a su extrema disciplina para lograr resultados satisfactorios.

El Descanso. No puedes acostarte a las 3 de la madrugada y pretender estar al 100% a las 8 de la mañana.

La mente rinde cuando ha recibido su correspondiente descanso. Algo especialmente importante en un oficio puramente psicológico.

De hecho y aun habiendo recibido suficiente descanso, se deben efectuar pausas cada x tiempo de trabajo.

Es como una especie de “recarga de pilas” y es la manera más efectiva de mantenerse al 100% durante toda la jornada de trading.

La alimentación. Comidas insanas y copiosas repercuten en el trader a largo plazo.

Lo que más desea el “puro” trader en su vida es poder ejercer el máximo número de años en un nivel al más alto rendimiento.

Sin duda, la buena alimentación repercutirá a largo plazo en ese deseo de operar y disfrutar de ello el máximo número de años posible.

El deporte. «Mens sana in còrpore sano».

Si hay algo que realmente beneficie el cuerpo y a la mente del especulador es el deporte moderado.

Influye en el ánimo de manera excepcional y a su vez ayuda a ver mejor la salida en las situaciones más difíciles que se va a encontrar.

Si hay algo que te haga ver las cosas de otra manera y afrontar los problemas de la manera más efectiva, eso es el ejercicio.

Y por añadidura, ya que el trader suele pasar muchas horas sentado, es altamente recomendable efectuar estiramientos para desentumecer los músculos y evitar los perjuicios que puede suponer para el cuerpo pasar tantas horas inactivo.

Categorías
Trading

Meditar como un trader. La mentalidad

“Quién no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida” _ Thomas Alva Edison

MEDITACIÓN

La meditación es una excelente ayuda para el trader, primeramente porque es para la mente como lo es el ejercicio para el cuerpo.

Es una verdadera válvula de escape que permite al cerebro liberarse de todo el exceso de información acumulada y, como no, ordenar y almacenar lo realmente importante.

El trader puede pensar que meditar es una pérdida de tiempo pero la verdad es que se acortan los tiempos de aprendizaje de manera sorprendente. Es ciertamente un atajo así como la mejor manera de buscar la solución a las incógnitas.

Para meditar, al trader le basta con rodearse de silencio, concentrarse en su respiración y dejarse llevar.

MENTALIDAD

Si hay algo determinante a la hora de llegar a ser un buen trader es primeramente en creer en uno mismo y luego creer que se puede conseguir.

La perseverancia, el levantarse y continuar tiene mucho que decir.

La motivación lo es todo en un oficio mental, en un oficio que te da varapalos de manera continua.

El operador se va a venir abajo en mil y una ocasiones. No encontrará sentido a las cosas, las pérdidas son duros golpes a la línea de flotación de su ánimo mental, de su autoestima.

Y es que uno de los problemas del trader, como hemos venido observando, es querer hacer de lo volátil algo concreto.

El ser humano, por naturaleza, necesita verlo, necesita tenerlo, necesita tocarlo, necesita comprobarlo y, desgraciadamente, el trading es todo lo contrario, es algo abstracto y en permanente mutación.

No hay una formula para todo. Sí hay unas reglas que le dan consistencia al sistema pero nunca una exactitud que le vaya a asegurar el éxito en los mercados financieros.

El buen trading es un compendio de aspectos bien hechos todos a la vez.

Es la automatización de un proceso que está compuesto de múltiples variables que sólo funcionan cuando se han simplificado.

Y refiriéndonos a la autoestima y lamentando echar abajo muchas creencias en lo que se refiere al trading, en cuanto a querer ser un gurú de los mercados financieros…aquí nadie sabe nada.

El trader se haría un favor a si mismo, a la hora intentar situarse a la par o de seguir a los supuestamente «ilustres», si se tomase la molestia de revisar las hemerotecas de los diarios económicos y observar su tasa de acierto.

Desde luego que, por una parte, le llevaría a pensar que nada es imposible y, por otra, que los verdaderos cimientos de la operativa consistente reside sobre los hombros de la gestión del dinero.

Nadie acierta en todas las ocasiones, nadie es capaz de ganarle a los mercados durante todo el tiempo por lo tanto es fácil de entender que si se cubre ante las pérdidas y se aprovecha cuando las ganancias están de SU lado, el saldo debería ser, sí o sí, positivo.

Hoy en día, cualquier trader puede operar como cualquier profesional de la mejor casa de inversiÓn.

No se trata de tener la mayor colección de masters ni de multiples titulaciones.

El trading no es inteligencia, no es titulo, es experiencia y lo único que hace inmiscuirte en todo lo improductivo que rodea a los mercados es restarte tiempo para seguir acumulando más horas de práctica que se transformará  luego en experiencia.

Categorías
De ruta

Estación de Pajares

Categorías
Trading

La evolución del trader: reglas, rutina y disciplina


La evolución

El trader, al igual que el mercado, está en continua evolución.
Lo que hoy vale, mañana no.

Los mercados reaccionan de diferente manera incluso ante una misma noticia. El contexto es lo que vale. La interpretación del trader es fundamental.

Desde el momento en que el especulador entiende que cada trader tiene una opinión diferente para cada situación, comprende que sólo puede confiar en la suya propia.

La evolución, tanto a nivel de experiencia como en el perfeccionamiento de la técnica, debe ser constante y en búsqueda de la excelencia que no del Santo Grial.

Tendrá además, muy presente, que al mercado solo le podrá ganar en determinadas ocasiones, donde la psicología de sus participantes haga que sus cotizaciones se desvirtúen de la realidad, y no permanentemente.

Las ganancias, por tanto, serán siempre del trader discrecional.

Las reglas

Cuando comienzas a profundizar en el mundo de la especulación lo que te sobra son reglas.

Se trata de un verdadero proceso de filtración y lo cierto es que dura muchísimo tiempo.

Incluso cuando el trader ya gana dinero de manera constante, no hay que dejar de perfeccionar las reglas en busca de su simplificación.

Para que se entienda mejor. En un inicio el operador se encuentra con multitud de premisas supuestamente válidas.

Es entonces, tras operar y operar, ensayo y error continuo, como va eliminando algunas y afianzándose en otras.

Muchas se acaban superponiendo y llevando al mismo camino por lo que se funden en una.

Después de mucho tiempo, 500 reglas, por poner solo un ejemplo, se convierten en 10, que son las que van a dirigir el sistema de trading del especulador.

Las reglas pueden regir diferentes aspectos del trading:

  • Gestión del dinero
  • Psicología
  • TécnicaAbarcan todos aquellos campos que el trader ha estimado conveniente tocar para llegar a concretar una estrategia válida de especulación.

De manera que puede encontrarse con x reglas por cada materia tratada.

Y, aun así, con toda la simplificación recibida, todas esas reglas quedarán concentradas en una sola a medida que el especulador incrementa su experiencia.

Cada una de esas normas tendrá el poder de todas las que le han sido fusionadas.

Llegados a este punto será más fácil comprender el por qué las reglas redactadas por un trader de éxito y de libre lectura no son válidas ni entendidas de igual manera que por el lector de turno.

Libros de traders exitosos han sido desmenuzados sin éxito por otros especuladores.

Y es que una sola regla es una sola regla para el que la lee, pero para el que ha sufrido el proceso de simplificar un número indeterminado de ellas en una sola, dice mucho, es una gran acumulacion de experiencia añadida que sólo puede entenderla el formulador de la misma.

Por tanto, es cierta la más que recurrida frase:

“Se puede transmitir la teoría, pero nunca la experiencia”.

Sería ideal tomar una pastilla y que la experiencia de un experto pasase de su cerebro al del neófito pero lastimablemente no es posible, hay que pasar el esfuerzo, sí o sí.

Haciendo un inciso, hay muchos operadores que ven tan duro este proceso de simplificación que prefieren seguir al gurú de turno y guiarse por sus predicciones.

No hay que insistir mucho para explicar cual será el resultado.

Si quieres triunfar en el trading tendrás que sacrificarte tú mismo, nadie te va a dar nada. Te podrán indicar el camino pero tendrás que recorrerlo tu mismo, nadie más. Te podrán indicar el camino a Roma pero si quieres llegar tendrás que realizarlo tú.

No creo que sea tan difícil de entender.

Por consiguiente, operar siguiendo los vaticinios de incluso el mejor gurú del mundo no te dará dinero.

Esto es porque, aunque él fuese consistente, está entendiendo el Mercado de manera diferente, sabrá cuando reaccionar y seguro que no tendrá tiempo de avisarte.

Además, ¿qué pasará si ese guru desaparece?, ¿buscarás otro?.

Se dueño de tus propios errores y aciertos y aprende de ellos. Este es el mejor consejo que puedo dar.

Así que recuerda:

“El mejor guru que podrás encontrar eres tú”

Entonces, siguiendo con el proceso de simplificación, llega un momento en que ese montón de reglas inicial se convierte en ninguna.
El montón de folios donde las tenías apuntadas mengua poco a poco hasta que desaparece. Tu mente las ha asimilado, las ha automatizado.

¿Te acuerdas cuando sacaste el carnet de conducir? Para cambiar de marcha tenías que mirar la palanca de cambio, o buscar el botón de las luces para ponerlas y ahora lo haces todo sin prestar atención…

Pues lo mismo.

La rutina

La rutina es el engranaje que hace que las piezas del puzzle funcionen como un motor con una buena puesta a punto.

Y esa rutina aplicada día a día, con constancia, será la que ofrezca los resultados esperados.

El rendimiento viene de hacer lo que hay que hacer, cotidianamente, no dejando que la mente se distraiga (algo bastante difícil hoy en día, rodeados de móviles, internet y redes sociales).

Por tanto, si es necesario, el especulador deberá programar las actividades diarias y respetar el tempo.

No vale hacerlo un día si y dos no. El sacrificio para llegar a la cima es constante y viene de la suma de pequeñas partes.

La disciplina

Es extremadamente sencillo romper la disciplina, demasiado diría yo. Sin embargo es crucial no hacerlo.

Aun sintiendo la especulación como parte nuestra no es muy complicado caer en las tentaciones que nos rodean.

Y el problema de romperla es que desconectar 10 minutos conlleva gastar 20 minutos más para volver a concentrarse. Desconectar 30 minutos puede llevar otros tantos para conseguir mantener el foco que se tenía antes de desconectar, y así sucesivamente.

Recordemos que el trader de hoy en día no suele operar por teléfono sino a través de la plataforma que tiene instalada en el ordenador o en el móvil.

Es muy fácil, por tanto, desconectar y engancharse a Internet. Entonces, esa mañana o esa tarde suele acabar siendo improductiva.

El tiempo es un activo que cuando se va no vuelve, y si no se aprovecha será un día menos el que le reste para conseguir el objetivo.

Por consiguiente, es de suma importancia evitar que la mente se distraiga.

No puede ni debe darse este lujo.

Categorías
Trading

Volumen y tendencia primaria


Hay unos fundamentos generales que rigen el trading y a partir de los cuales parten todos y cada uno de los traders.

Es decir, una vez se conocen los pilares que sostienen un sistema de trading los caminos se dispersan.

Existen tantos caminos como traders.

Por lo tanto el volumen puede ser indispensable para un trader como para otro no. Así como el RSI, el MACD, etc, etc.

Se deben probar todas las herramientas posibles y comprobar que le funcionen a uno personalmente y no incorporarlas al sistema sólo porque alguien ha dicho que funciona. Hay que comprobarlo.

De hecho se sabe cómo operan y qué herramientas usan los mejores traders del mundo pero no por eso le van a funcionar a uno.

Cada trader es un mundo y tiene sus propios puntos fuertes y débiles.

Luego viene el control mental y la disciplina. ¿Quién no sabe lo indispensable que es poner un stoploss en cada operación?

¿Cuántos lo saben y no lo respetan?

¿Cuántos lo ponen y cuando la cotización se acerca lo mueven?

Pues eso es lo que diferencia a un buen trader de otro.

Hay que probar todas las herramientas posibles, quedarse con las que mejor nos funcionen a cada uno y, por supuesto, ser capaz de aplicarlas sin romperlas en el momento que estamos operando. Esto se hace después para perfeccionarlas.

  • Respecto a si utilizo el volumen en mi operativa la respuesta es no. Lo he probado, por supuesto, pero no me dice nada. Es una herramienta más con x porcentaje de acierto y x porcentaje de fallo como todas.

Lo que sí te recomiendo es buscar la máxima simplicidad y eliminar todo lo innecesario. Así si le darás un toque de calidad a tu operativa.

  • El Time Frame adecuado lo rige la cantidad total de capital que tengas en tu cuenta.
    A mi me gusta mucho el TF semanal para observar el mercado. Las señales son más claras. Pero claro, hace falta mucho capital para operar en dicho espacio temporal.
    Lo que tienes que tener claro es que cuanto más bajo más caótico y sujeto al azar.Entonces el TF se fija según:
    – la cantidad de capital total
    – el porcentaje que se arriesga en cada operación
    – el lugar donde se vaya a situar el stoploss en cada operación

Con esto quiero decir que si operas con 10.000 euros, un stoploss alejado y un porcentaje de riesgo del 0,5% por operación, tendrás 50€ para trabajar con ellos en el Time Frame que se adapte a ese capital teniendo en cuenta las premisas anteriores.

Con 50€ no creo que se pueda hacer mucho ni en un TF de 4 horas.

Pero sí puedes observar espacios temporales amplios y entrar en otros menores que tu capital te permita hasta que te enganches a la tendencia.

Puede que te cueste hacerlo varias entradas erróneas (por eso hay que arriesgar muy poco capital) pero en una de ellas la cotización no volverá a por tu stoploss y es en esa operación donde nuevamente debes vencerte a ti mismo para dejar correr las ganancias y no cerrar en cualquier retroceso.

Recuerda que son muy pocas las operaciones que dan grandes beneficios.

Categorías
Trading

El dilema de la apertura de operaciones en el mercado


Cansado de leer fuentes con tiempos verbales en pasado llega un momento en que me centro básicamente en interpretar el mercado en base a gráficos.

Se nota el salto del bullicio a la tranquilidad.

Se nota la falta de adrenalina que te inyecta el rumor pero el salto de calidad es evidente. Se nota la profesionalidad. Se nota la esencia. Se nota la diferencia.

Llegados a este punto surge un dilema al trader como en otras muchísimas ocasiones en las que el propio trading te obliga a elegir uno entre varios caminos posibles.

Todo el período de formación es así. Al final sólo te puedes quedar con una opción en cada una de las etapas que vas superando.

Unas veces es más fácil, otras más difícil.

Unas veces se resuelve la incógnita rápidamente, otras se toma bastante tiempo.

Y a la hora de «disparar», a la hora de abrir posiciones, el % de acierto va tomando cada vez mayor relevancia.

  • Si utilizas una sola señal de entrada, y esa señal tiene un buen porcentaje de acierto llegarás a ser consistente. Discurrirá bastante tiempo entre operaciones, operarás poco pero serás consistente siempre que desarrolles la paciencia necesaria para mantener la férrea disciplina que supone esperar por una única señal. Eso si, de esta manera no busques un % de acierto del 100% porque nunca lo tendrás aunque bastará mantener las pérdidas pequeñas y dejar correr las ganancias.
  • Si abres tus operaciones teniendo en cuenta más de una señal tendras que hallar la media para averiguar tu porcentaje de acierto real. Operarás con más frecuencia porque entran en juego mayor número de señales diferentes pero el porcentaje global de acierto será menor y será dudosa la consistencia.
  • Y si te basas en tu experiencia para operar sin discriminar ninguna forma de señal que pueda arrojar el mercado, entonces podrás optar al 100% de acierto. Algo realmente utópico pero que está ahí, es indiscutible pero tendrás que tener muy en cuenta que la línea que divide la perfección de la sobreoperación es extremadamente delgada. Esta es la técnica más discreccional de todas.

Respecto a este último punto comentar una anécdota que le escuché a un veterano jugador de golf.

Se refería a que no siempre, no todas las veces que jugaba le funcionaba lo mismo. Generalmente se quedaba con un par de cosas. Le funcionaban ese día e incidía en ellas en las siguientes partidas hasta que otras tomaban relevo.

Así sucesivamente.

Así tal cual sucede en el mercado.

No siempre funciona lo mismo.

El mercado es cambiante y el trader tiene que estar adaptando continuamente su técnica como un camaleón.

De hecho hay relatos respecto a lo dicho. Los sistemas de trading funcionan durante un determinado tiempo, después dejan de hacerlo.

Esto es más evidente conforme más traders utilizan la misma técnica.

Categorías
Trading

¿Gráficos, datos macro/noticias o ambos?


Son numerosas las fuentes, hoy en día más con Internet y las redes sociales, a través de las cuales podemos hacernos una idea de lo que está ocurriendo en cualquier mercado.

Debido a lo citado anteriormente dichas fuentes suelen estar muy contaminadas y, básicamente, lo único que hacen es relatar lo que ha sucedido intentando interpretar el por qué, algo que en absoluto es válido para el trader.

Hay que filtrar mucho para llegar a una conclusión clara.

Demasiadas voces, demasiadas opiniones que sin duda interferirán en la decisión operativa del trader.

El trader profesional se caracteriza por su aislamiento.

Nada mejor, por tanto, como la elección de los gráficos como manera exclusiva para operar en los mercados.

Su máxima ventaja es la de adelantarse a los acontecimientos.

Cuando lo lees ya ha sido cotizado.

Por consiguiente el trader chartista tiene cierta ventaja sobre el resto.

El gráfico es puro, no miente y es mucho más fácil de interpretar que cualquier otra fuente a parte de requerir muchísimo menos tiempo para consultarlo.

Si tienes una fuente de noticias o sigues los datos macro no podrás apartar las pestañas del ordenador.

PROS Y CONTRA DE CADA FUENTE:

Noticias y datos macro:

  • Ya están cotizadas cuando se publican.
  • Interpretan lo sucedido lo cual no nos sirve para nada.
  • Muchas de ellas se publican por intereses por lo que están adulteradas.
  • Son muy adictivas, encadenadas y dispersan la mente del trader.
  • Te obligan a estar todo el tiempo leyendo y filtrando por lo que sacas muy poco beneficio para tanto trabajo.
  • Cualquier noticia leída interferirá, para bien o para mal, en la decisión del trader por lo cual no avanzará en su adiestramiento no logrando tomar una decisión propia de su experiencia ni desarrollar esta.
  • Siempre se encontrarán opiniones que apoyen ambos lados del mercado por lo que la confusión será máxima y dará lugar a errores antes y durante la operación.

Gráficos:

  • El tiempo requerido para analizarlos con éxito es mínimo.
  • No están contaminados, el dibujo de las cotizaciones es el mismo para todos los traders del mundo.
  • Suelen adelantarse a las noticias y muchas veces a los acontecimientos gracias a las estructuras que van trazando en la plataforma por lo que se pueden tomar posiciones correctas antes de que sucedan.
  • Dan mucha calma y tranquilidad a la mente del trader pues le permiten aislarse de toda la parafernalia que rodea a los mercados.
  • La decisión operativa es exclusividad del propio trader siempre que logre mantenerse al margen del bullicio de la noticia.
  • Aprende de ello y logra desarrollar una experiencia propia que le da confianza para abrir operaciones exitosas en contra de lo que opina la mayor parte de la masa de traders.

Personalmente, desde mis inicios como trader,  he probado a operar consultando todo tipo de fuentes, combinadas o no, volviendo siempre a lo mismo: el gráfico. Y cuando esto sucede una y otra vez la evidencia es clara.