Categorías
Trading

El carácter psicológico del trading en las pérdidas

¿Te acuerdas cuando abrías una operación y no ponías un stoploss?

Igual aun lo haces.

Si es así verás como la mayoría de las veces, tras estar en pérdidas y sufrir por ello, la cotización se da la vuelta y acabas cerrando sin pérdidas ni beneficios e incluso con algunas ganancias.

Fíjate que curioso: aguantas y aguantas las pérdidas pero cuando estas llegan a donde no ganas ni pierdes, o cuando estás ganando muy poco, cierras.

¿Te das cuenta? Aguantas mucho tiempo con la posición en rojo pero cuando se pone verde, no pasa ni un instante y ya cierras. Este acto de cerrar en verde es más rápido y evidente cuando los beneficios que estás observando sufren un pequeño retroceso.

Ese pequeño retroceso basta de sobra para que cierres una posición en ganancias, sin embargo cuando estás en rojo ese pequeño retroceso o reacción a tu favor no es suficiente para que cierres. Lo haces en las ganancias pero no en las pérdidas.

Es más que evidente que esta forma de actuar es la prueba del carácter puramente psicológico del cual se compone el trading.

Entonces pasan los días y automatizas este proceso: abres una operación, si entras en ganancias cierras cuando te parecen suficientes o cuando estas experimentan un retroceso.
Si entras en pérdidas las aguantas hasta que se vuelven a dar la vuelta y llegan al punto en que ni ganas ni pierdes.

Esta forma de operar es efectiva en un porcentaje realmente espectacular. No son pocas las veces en las que el mercado te hace creer que algo funciona para luego comprobar que sólo es un engaño de este.

Además tiene una trampa adictiva añadida. Como sale bien en la mayoría de las ocasiones, refuerzas esta manera de operar viéndola como realmente efectiva por lo que operas siempre así.

Pero esta estrategia es similar a caminar entre una plaga de escorpiones. Puedes estar horas sin que te piquen pero con que uno lo haga una sola vez puedes resultar muerto.

Cuando no pones un stoploss en tus operaciones la mayoría de las veces saldrás bien parado, sólo tienes que esperar más o menos tiempo, a veces años (seguro que muchas veces has entrado con la idea de estar con la operación abierta unas horas o unos días y sin embargo permaneces meses o incluso años. Estas actuaciones puedes verlas todos los días en el mercado bursátil, sobre todo en inversores poco experimentados) para que la posición se recupere, pero con una sola que no vuelva será lo mismo que la picada del escorpión.

Entonces llega ese día en el que abres pensando que tomas la decisión correcta, y la cotización, tras dudar un poco, toma el camino de las pérdidas.

_Es como siempre, piensas.

Pero esta vez cae con fuerza, la cotización se mueve decidida en tu contra.

Rebota, y te animas.

_Seguro que hace como en otras ocasiones y vuelve. Tardará más o menos pero volverá, seguro.

La cotización sigue cayendo, no separas los ojos de la pantalla y buscas noticias esperanzadoras que te den un atisbo de esperanza.

Las vas a encontrar, siempre encontrarás datos y noticias que digan lo que esperas. Otra cosa es lo que haga el mercado.

Cualquier opinión siempre tiene su contraria, prueba evidente de que en los mercados nadie sabe nada. Algunos aciertan con las predicciones algunas veces y otras veces, otros. Pero nunca verás a nadie que acierte en la mayoría de las ocasiones.
De ahí la importancia de huir de los comentarios de los demás y creer un poco en la opinión personal de uno mismo sobre el mercado. Además de esta manera estarás creando una experiencia propia basada en el ensayo y en el error y no en las interpretaciones, a veces acertadas y otras tantas no, de los demás participantes del mercado.

Pues bien, la cotización sigue cayendo, el saldo de tu cuenta también y llega a un punto donde todo hace pensar que no va a caer más.

Entonces tomas una decisión, vas a abrir otra posición más, vas a promediar a la contra. Ya no crees que pueda caer más…pero lo hace.

En un primer momento se recupera y hasta calculas el lugar donde tienes que cerrar en caso de que llegue un momento en que no ganes ni pierdas. No te vale el estar en rojo, ni siquiera por 5 euros, tienes que cerrar en verde aun que sólo ganes 2 euros.

Será un triunfo para tu Ego. Será un verdadero triunfo porque te habrás sobrepuesto a una gran caída, habrás acertado a la hora de promediar a la contra y aun encima saldrás en verde. Que gran victoria sobre el mercado.

Y es cierto, a veces, promedias en contra y la cosa sale bien. Sientes un gran alivio y una gran autoestima.

Sin embargo este no es el día. Has promediado a la contra, y tras experimentarse un pequeño rebote a tu favor, la cotización entra en pánico, tú también y cada punto que se mueve en tu contra (debido a que has promediado) pierdes el doble.

La desesperación es brutal, ahora si que no vas a cerrar pase lo que pase. No has cerrado cuando tenías pocas pérdidas y, ¿vas a cerrar ahora?. «Que va, de perdidos, al río».

Entonces sucede lo inevitable:

  1. La cantidad de dinero que tienes en tu cuenta no lo soporta y observas como entras en margin call, quiebra total. Sobre todo si estás operando muy apalancado en futuros o cfds.
  2. Estas durante años esperando el día en que las pérdidas regresen a donde no ganas ni pierdes. Suele suceder sobre todo en el mercado de acciones donde las pérdidas no se materializan hasta que vendes, salvo que la empresa quiebre, haga una Opa de exclusión, etc.

Se acabo tu incursión en los mercados y todos tus sueños de vivir de la especulación.

… y todo este doloroso proceso desencadenado únicamente por no querer asumir una pequeña pérdida poniendo un simple stoploss.

Categorías
Trading

Primero defensa, luego ataque

Cuando esperas por esa operación que se supone te va a dar las ganancias que buscas, que van a mantener la línea de tu cuenta creciente, vas a tener que soportar una gran carga psicológica.

Y esa carga vendrá principalmente de la cantidad de pequeñas operaciones con pérdidas que vas a tener que sufrir con paciencia.

La estrategia está clara: se trata de cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias.

Hasta aquí muy bien, las pérdidas están controladas y gestionas bien el capital de manera que entras con los lotes adecuados.

Pero el problema son esas tantas operaciones con pequeñas pérdidas. Te encanta ganar, a tu Ego le encanta ganar, por eso no te extrañes si te obliga una y otra vez a que busques otra solución, a que abandones la disciplina de tu sistema de trading, a que sobreoperes, a que te vengues del mercado.

Cuando decides adoptar finalmente la estrategia de cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias debes saber que, sobre todo al principio, el número de operaciones perdedoras va a ser grande, de manera que si no dejas correr los beneficios cuando realmente estás en lo cierto no podrás hacer frente a las pérdidas acumuladas (otra presión psicológica añadida).

Esto puede llevarte a pensar que tu sistema no funciona, pero no es así sino que aun no tienes la destreza o experiencia suficiente como para elegir adecuadamente las entradas verdaderas.

Esto va viniendo muy lentamente y con la práctica, de ahí la imperiosa  necesidad de construir el sistema empezando por la gestión del dinero.

Si no gestionas tu dinero acabarás con él antes de adquirir la experiencia necesaria para ser consistente.

Habría muchos más traders y muy buenos si se dedicasen primeramente a proteger su capital en vez de lanzarse a operar arriesgando más de lo que debían.

Una vez que has asegurado tu sistema defensivo llega el momento de emprender la ofensiva.

Fíjate en el gráfico de abajo, en todas las ocasiones en las que podrías haber entrado, haber promediado a favor, y sin miedo a que la cotización volviese a por tu stop.

Cuanto tiempo, cuanta libertad para hacer lo que quieras mientras el dinero de tu cuenta crece.

tendencia

Por eso debes poner un stop y gestionar tu dinero, para que tus entradas erróneas solo provoquen un pequeño mordisco en tu cuenta y al dejar correr los beneficios la hagan crecer espectacularmente.

NO pierdas el tiempo en entrar y salir en el sitio justo porque te desgastarás tú y tu cuenta.

Incluso podrías entrar al azar, incluso podrías entrar sin consultar datos o noticias económicas. Bueno, esto es lo que yo hago.

 «Cuando agarras tendencia la cotización ya no vuelve a por tu stop».

Si cierras en cada retroceso de la tendencia por miedo a perder los beneficios que llevas acumulados, ¿piensas que vas a poder vivir así del trading?

De acuerdo, no es fácil, hace falta mucha sangre fría y un gran desapego por el dinero, pero es totalmente factible y probable.

Categorías
Trading

Tener unas reglas y perfeccionarlas es vital para rendir en los mercados

Una vez tienes las reglas de un sistema de trading definidas, el reto es insistir sobre ellas para pulirlas.

Todo cambio de sistema requiere empezar de cero por eso siempre insisto en que es más provechoso «evolucionar» uno malo que andar «saltando de rama en rama».

En mi caso las reglas están muy claras y no sólo obedecen a reglas técnicas:

Descanso.
es esencial dormir las horas suficientes. Se consiguen más y mejores resultados trabajando durante 3 horas, después de haber reposado bien, que durante 8 seguidas tras no haber descansado absolutamente nada.

Los descansos alternos durante la jornada de trabajo también redundan en una mayor eficacia durante la misma.

Un estudio vino a revelar que los mejores deportistas conocidos tienen en común que no suelen dormir nunca menos de 10 horas al día.

Ejercicio.
un trader que pasa mucho tiempo en posición sedentaria necesita mantenerse en forma por el bien de su salud y, por añadidura, porque repercutirá en sus resultados a la hora de hacer trading.

No sólo el cuerpo se mantendrá en forma sino que la mente también lo notará.

Ahora bien, no vale estar 8 horas sentado y después ir a correr. Eso el cuerpo no lo nota tanto como movilizarse cada x tiempo, bien levantándose y dando un «paseillo», haciendo unos estiramientos, o como yo, recurrir a una plataforma vibratoria. El objetivo es que la circulación fluya. Evitarás de esta manera el cansancio.

Si no te mueves, tras x horas sentado te sentirás igual de cansado que si hubieses corrido un maratón. Y te aseguro que no estarás muy despierto para pensar tan eficientemente como el buen trading requiere.

En referente al ejercicio, actualmente hago running 1 vez cada 3 días.

Alimentación.
procuro cuidarla comiendo lo buenamente sano que puedo, no al nivel de un runner profesional (todo se andará) pero con el pensamiento encima de que el cuerpo que vas a tener dentro de 20 años dependerá de los cuidados que le hagas ahora.

Sería maravilloso llegar a los 80 dándole caña al mercado.

Mercados.
Divisas: Forex, está clarísimo, por muchos motivos que he expuesto en otros artículos.

Acciones: ni tocarlas, también superclaro. Las acciones individuales son un mecanismo de destrucción de capital particular masivo. Sobre todo aquello que no pertenezca a la «especie» de los Blue Chips.

Indices: más que suficiente si se quiere estar de alguna manera en el mercado bursátil.

Materias primas:las más conocidas y con menos spread posible. Oro y petróleo básicamente.

Gestión.
es la piedra angular, desde la que se comienzan a desarrollar todas las demás reglas de un sistema de trading.

Muchos traders que ya entran a mercado con el stoploss aun lo hacen arriesgando una parte importante de su capital. Es un gran paso el poner stop y sobre todo, respetarlo, pero el trader debe ir más allá y limitar dentro de lo posible el % arriesgado en cada operación.

Particularmente me siento muy cómodo en torno al 1% o inferior. Despúes, el número de lotes con los que abro la posición hace el resto.

Desde luego que sacrifico lotes por respetar ese 1% y por obtener una mayor distancia desde donde sitúo el stop respecto al punto de entrada.

Duermo de maravilla desde que lo hago, y si tengo pérdidas las recupero enseguida cuando la operación va a mi favor.

No es lo mismo recuperar un pequeño porcentaje de pérdidas que el porcentaje perdido resultante de haberlas dejado correr.

Entradas. 
hasta no hace mucho me guiaba por una sola señal de entrada. El motivo era claro. Si tienes una señal que arroja un 70% y la complementas con otra que tiene el 56%, la media se reduce al 63%. Y ya no te digo nada si le sumas otras dos o tres.

Por lo tanto, solo operaba con una sola señal, la que más % de fiabilidad representaba, pero claro, lo que hoy te vale mañana no. Es el premio de seguir practicando e investigando. Vas evolucionando.

Ahora espero la oportunidad, con mucha paciencia, y la «ataco» sea cual sea. No se porque motivo los años de práctica te dejan ver «situaciones» que antes no lograbas verlas claras. Nos sucede a todos y en todos los campos.

Cuantas más horas le dedicas a algo en concreto, más experto te vuelves en esa materia en cuestión.

O sea, que la entrada perfecta nunca vendrá de un sistema o de una señal sino de la experiencia que vayas acumulando, (lo mismo para la salida). Aun así tendrás tus operaciones fallidas con sus pérdidas pero para ello ya tienes un sistema de gestión del dinero de confianza.

Insisto sobre una frase que leí el otro día:

«La teoría es cuando sabes todo pero nada funciona.La práctica es cuando todo funciona pero nadie sabe por qué».

Algo evidente para entender el trading y que, desgraciadamente, muchos traders no son capaces de ver y se empeñan una y otra vez en darle forma al sistema automático, de meter el mar en un cubo de agua, de querer hacer palpable lo volátil…Pero bueno, es una etapa más que hay que pasar…

Salidas.
Más de lo mismo. Por mucho que sea el nivel de experiencia de un trader, las entradas y las salidas será uno de los aspectos del trading infinitamente mejorables.

Tipos de salidas:

  1. Operaciones en las que salta directamente el stop.
  2. Operaciones que andan tanteando los beneficios y las pérdidas hasta que finalmente acaba saltando el stoploss. Las ganancias alcanzadas en caso de cerrar son ínfimas.
  3. Operaciones que se sitúan claramente en el lado de los beneficios pero que si los dejamos correr se dan la vuelta y hacen saltar el stop. Los beneficios son mayores en caso de cerrar pero merece la pena dejarle un atisbo de probabilidad a que sigan corriendo a nuestro favor aun en el caso de que acabe saltando el stop.
  4. Operaciones que ya dan unos buenos beneficios y que si cogiésemos varias de ellas (con el número de lotes adecuado) sí generarían buenas ganancias.
    Tienen en su contra que tratar de «cogerlas» significa que renunciamos a más ganancias y cabría la posibilidad que una serie de operaciones negativas acabase por borrar los beneficios obtenidos por lo que se necesita tener un porcentaje de acierto muy elevado para que está técnica (por objetivos) sea factible.
    Requiere mucha precisión y atención absoluta a la plataforma.
  5. Son esa clase de operaciones en las que la cotización ya no vuelve a por el stoploss. Puedes estar días o incluso semanas con ellas abiertas y no se cerrarán. Estas son las que buscamos.
    Tienen en su contra, psicológicamente hablando, que son poco frecuentes aunque merece mucho la pena esperarlas.
    Pero, como he dicho, muy pocos traders son capaces de aguantar el período de inactividad que esta técnica consistente requiere, tanto a la hora de esperar la operación adecuada sin sobreoperar como a la hora de esperar el tiempo suficiente a que genere los beneficios deseados, que van a acabar con los malos resultados de las malas operaciones que hemos hecho y, aun encima, van a hacer crecer la cuenta de manera importante.
    Como digo, la presión psicológica operando de esta forma es bastante grande. Tienes que tener unos nervios de acero para ver como en alguna de las operaciones «se van al traste» ciertas ganancias importantes hasta el punto de tentarte abandonar dicha técnica operativa.
    A su favor, que es la mejor técnica para generar beneficios que vas a encontrar y la que más libertad te va a dar.

Práctica y meditación.
La práctica es imprescindible, pero cuando le metes mucha información al cerebro este necesita de un tiempo para procesarla y asimilarla. Tal cual como un ordenador.

A unos el procesador le va más lento y a otros más rápido. El mío, lo reconozco, peca de lentitud y ya no voy a entrar en temas de memoria…
Doy siempre mil y un rodeos para llegar a la solución. Eso si, cuando por fin llego a ella se claramente que es esa.

Pues para procesar toda esa información mucho más rápido hay que darle rienda suelta al pensamiento. Tanto fuera de horas de trabajo como en medio de la jornada (mucho más provechoso si cabe).

Sin embargo, hoy en día decirle a alguien que piense, supone que te mire con cara rara: Pensar a solas no es muy divertido según estudio.

Ya quedan pocos Thomas Alva Edinsons:

«Quien no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida»

Categorías
Trading

El tiempo, tú activo más importante

Running: 7:15 a.m

El día da para hacer muchas cosas, el secreto está en ser de capaz de repartir bien el tiempo y, sobre todo, en saber elegir lo que tienes y quieres hacer.

El tiempo es el activo más importante de una persona.

Y por supuesto, ten en cuenta que cada día tiene 24 horas para todos, la diferencia está en como las aprovechas.

Si sientes que cada jornada debería tener 36 horas, ha llegado el momento de que hagas limpieza a fondo en tus tareas, que delegues si puedes (no eres imprescindible, el cementerio está lleno de gente imprescindible) y que elijas entre lo que te hace avanzar y sentir bien y lo que provoca en ti todo lo contrario.

Si planeas bien tu rutina diaria notarás que el día te da para mucho y que incluso te sobrarán horas.

Eliminando las tareas superficiales verás como consigues los mismos objetivos pero mucho más liberado. Céntrate en lo que en realidad importa, en lo que en realidad te aporta beneficios.

Recuerda: el 20% de lo que haces consigue el 80% de los resultados.

Categorías
Trading

Entrando en los retrocesos

Quizá no te hayas fijado en un detalle bastante importante a la hora de efectuar una entrada en el mercado.

Si la tendencia es al alza, como en la figura de arriba, esperarás a que la cotización parezca darse la vuelta cada vez que haga un alto o llegue a una resistencia.

Este hecho es más evidente según el precio va ascendiendo pues la mente interpreta la imposibilidad de que pueda subir mucho más y que el giro de tendencia estará, por tanto, cada vez más cerca.

Entonces, lo más seguro es que entres a la contra (en una tendencia alcista) en los puntos: 1, 2, 3, 4 y 5.

Estás operando a la contra y estás perdiendo tu dinero y acabando con tu autoestima.

Entonces, ante esto, es fácil pensar:

 «En vez de entrar a la contra tras un avance esperaré a que el precio de marcha atrás y entraré en un retroceso.»

Por supuesto que esta es la mejor opción si el mercado está en tendencia.

Pero es que hay otro punto a favor, desequilibrante, para decidir entrar en los retrocesos.

Es muy pero que muy difícil entrar justo cuando se para dicho retroceso, para darse la vuelta y continuar con la tendencia, pero las probabilidades se ponen a tu favor de esta manera:

  1. Al tratar de entrar en un retroceso en vez de en un avance puede que no entres en el momento justo y que dicho retroceso se de la vuelta más abajo de donde abriste la operación. Por ejemplo, como se puede ver en el punto (H).
  2. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en las que se para sólo un poco más abajo, por lo que todo se arregla situando el stoploss alejado del precio de entrada y esperando a que la cotización se de la vuelta y siga con la tendencia, en este caso ascendente.
  3. Debido a que estás entrando en un retroceso, que está en parte corregidoal mercado le será mucho más difícil cazar tu stoploss, lo cual te dará una estimable ventaja.
  4. El stop, aunque lo situarás alejado para prevenir un posible mayor avance del retroceso respecto al precio de entrada, siempre lo estará menos que si lo pones cuando entras contratendencia de manera que podrás abrir con el stop mucho más ajustado que a la contra y, por consiguiente, abrir la posición con más lotes.
Categorías
Trading

Cuando decides dejar correr las ganancias…

Cuando dejas correr las ganancias estás expuesto a factores típicamente psicológicos que te pondrán a prueba. Para tener éxito tendrás que sobreponerte a todos ellos.

  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque has renunciado a obtener un objetivo en un determinado período de tiempo. Llámese intradía, diario…
  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque entiendes que vas a tener muchas operaciones con pequeñas pérdidas gracias a que has limitado el stop al 1% del total del capital.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias tienes que aguantar la presión mental que supone que ciertas ganancias se evaporen hasta hacer incluso saltar el stoploss.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque eres capaz de sobreponerte a los retrocesos que da la tendencia sin pensar en que esta se va a dar la vuelta definitivamente.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias sabes que llegará el momento en que entres en el lugar adecuado y que la cotización ya no volverá a por tu stop.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias sabes que vas a promediar a favor y sobre beneficios en alguna ocasión en vez de cerrar la posición aguantando las ganas que tienes de hacerlo para verlos materializados en tu cuenta.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque ya no sucumbirás al posible aburrimiento que supone estar quieto sin operar esperando a que estas crezcan.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias no sabes cuando vas a cerrar la posición puesto que no eres adivino y puesto que has renunciado a un objetivo.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias sabes que nunca vas a ser capaz de dejarlas correr lo suficiente pero también sabes que aunque no lo hagas vas a salir de la posición con beneficios muy suculentos que se irán haciendo cada vez mayores a medida que puedas operar con más lotes.
Categorías
Trading

Aprende de un trader perdedor

Este es el proceder básico de un trader perdedor:

  • Opera sin stop-loss.
  • No gestiona el número de lotes a la hora de entrar (se apalanca por encima de las posibilidades del capital de su cuenta).
  • Arriesga un % elevado de la cuenta en cada entrada.
  • Deja correr las pérdidas el tiempo que haga falta con la esperanza de recuperarlas. En cada retroceso a su favor en vez de cerrar aguanta.
  • Promedia a la contra.
  • Corta las ganancias antes de tiempo.

¿Cómo aprovecharse de ello?

  • Pon un stoploss en todas y cada una de tus entradas en el mercado, siempre.
  • Entra con un número de lotes ajustado a la cantidad de dinero total que tengas en tu cuenta.
  • Arriesga como máximo el 1% del capital total en cada una de las entradas.
  • Deja correr las ganancias el tiempo que haga falta. En cada retroceso en tu contra en vez de cerrar aguanta.
  • Promedia a favor.
  • Corta siempre en la primera pérdida (el stoploss).
Categorías
Trading

La base de mi sistema de trading

La principal misión del especulador o trader es la de generar dinero. No importan los medios ni las herramientas, sino el fin.

Hay traders que se definen de varias maneras posibles: intradía, scalpers, swing traders…

Personalmente, y como buen trader discrecional que soy, no pertenezco a ningún grupo en concreto. Vamos, que donde vea una operación factible allí estoy, me da igual que dure unas horas, unos días o unas semanas…

Por mis comienzos voluptuosos, con pérdidas sobre pérdidas, la base de mi sistema de trading (nótese que digo sistema de trading a secas y no sistema de trading mecánico o automático) se centra en evitar todo aquello que pueda provocar un retroceso en mi cuenta.

  • Stop-loss
  • Número de lotes adecuado
  • Evitar situaciones que puedan suponer pérdidas inmediatas (como entrar a mercado antes de un dato importante…)
  • No arriesgar, por operación, nunca más del 1% del capital total

Como se puede ver las directrices principales se reducen a unas cuantas pero hay que tener en cuenta toda la experiencia acumulada que hay detrás de cada una de ellas. No funcionan por si solas.

Cada una de las cuales tiene una forma de ejecutarse, una razón de ser, y unos parámetros concretos con muchas horas de labor empleadas en ello.

Una vez asegurado el capital por medio de la gestión del dinero llega la hora de exprimir aun más el sistema defensivo. Y esto se consigue reduciendo el porcentaje de operaciones negativas.

Hay diversas formas: operando con una sola estrategia cada vez que se de la señal de entrada o entrando con todas las estrategias posibles sin discriminar ninguna cuando las posibilidades de éxito sean máximas (discrecional).

De la primera manera siempre tendrás el mismo porcentaje de fiabilidad, de la segunda podrás aproximarla al máximo que puedas dar.

Tras esto viene una parte muy importante y que hará que tu sistema sea único: la personalización.

No a todos los traders nos gusta operar de la misma manera ni tenemos las mismas preferencias. Es más, no vas a conseguir mucho operando con el sistema de otro trader por muy ganador que sea.

Por lo tanto, es arma fundamental personalizar el sistema de trading y adaptarlo a nosotros y no que sea el trader el que se tenga que adaptar al sistema.

Personalmente, y aunque me guste estar mucho delante de la pantalla, mi sistema está adaptado para que este siga en funcionamiento aunque esté ausente, aunque esté durmiendo…

Básicamente está basado en la estrategia que mejores resultados me ha dado: cortar pérdidas y dejar correr beneficios.

Mediante esta táctica el único tiempo que estoy más ocupado es a la hora de buscar o esperar la oportunidad. Una vez descubierta me limito a situar el stop, calcular el número de lotes y dejar que pase lo que tenga que pasar.

Los beneficios son múltiples:

  • No hay que estar continuamente pegado a la pantalla consultando la posición.
  • Las pérdidas posibles están asumidas de antemano.
  • Al no estar pendiente de la operación acabo dejando correr los beneficios mucho más que si estuviese.
  • Tengo toda la libertad del mundo. Una vez entro no tengo ya casi nada más que hacer sino esperar.

Tengo asumido, (y ahora es donde viene la parte peliaguda del sistema, la psicología) que operando de esta manera voy a tener muchas operaciones negativas pero con pequeñas pérdidas (aunque según vas acumulando experiencia y tu mente aprende a ver «cosas» sobre el gráfico que antes no veías el porcentaje de acierto va aumentando) y pocas pero grandes ganancias que van a eliminar todas las operaciones perdedoras y encima voy a salir con saldo muy positivo.

Pero como decía, (me ha costado mucho) he preparado concienzudamente la parte psicológica de mi trading: el psicotrading.

  • No todo el mundo es capaz de abandonar una operación a su suerte y cerrar la plataforma con ella abierta.
  • No todo el mundo es capaz (estando en beneficios) de aguantar los retrocesos de estos sin cerrar la posición.
  • No todo el mundo es capaz de promediar a favor en los retrocesos de los beneficios en vez de cerrar.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar como los beneficios se reducen a la mitad o acaba incluso saltando el stop tras haber acumulado unas importantes ganancias latentes por tratar de esperar por esa operación en la que cotización ya no regresa más al punto de entrada.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar una larga serie de operaciones negativas esperando por la gran «ola».
  • No todo el mundo es capaz de aguantar el stop en su punto inicial sin hacer Break Even o Trailing stop.
  • No todo el mundo tiene la paciencia necesaria para dejar correr las ganancias ni para aguantar las ganas de materializar los beneficios.

Por lo tanto, concluyo: las reglas idóneas para realizar un buen trading son relativamente fáciles de concretar pero muy difíciles de llevar a cabo.

Creo que con el listado que he expuesto en la parte inferior del artículo basta para dar a entender que el trader, para llegar a ser consistente, no tiene que trabajar sólo la parte técnica del trading sino que la que le va a dar esa consistencia va a ser el trabajo duro sobre su parte psicológica, la que le permite llevar a cabo las reglas técnicas.

Por tanto, sólo hay un camino hacia la consistencia: el psicotrading

Categorías
Trading

Si tu sistema o forma de operar es compleja, tu trading también lo será

El correcto timing de mercado (acertar con el momento justo de entrada) es casi imposible de conseguir hacerlo a la perfección, por no decir imposible del todo.
Y mucho menos en todas y cada una de las operaciones.

Es sobrehumano tratar de entrar justo en el sitio perfecto y que, aun encima, la cotización se mueva a tu favor sin apenas retroceder.

Ante esto se suele poner un stoploss alejado, sacrificando apalancamiento.

Pero no desesperes porque tienes una ventaja sobre el Mercado:

«Aunque entrases al azar, en alguna ocasión lo harás en el sitio adecuado», y será en ese instante cuando la gestión adecuada de la operación juegue a tu favor.

Esto se resume en:

«Cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias»

Una frase que encontrarás en todas las lecturas sobre trading, que todo el mundo ha leído y conoce, pero que muy pocos aplican.

No hay más:

«El trading es sencillo sólo que nos empeñamos en complicarlo»

Categorías
Trading

Codicia en la City de Londres

Muy buen documental que todo broker  que se precie no debería dejar de visionar:

‘La City’, el paraíso de la codicia en pleno Londres

El boxeo, el deporte preferido de los financieros de ‘La city’ para hacer contactos

El broker más buscado por el FBI

Impresiona contemplar como en una sola ocasión en la que pierdes la disciplina (no stoploss, apalancarse demasiado, promediar a la contra) basta para perder millones de euros.