Categorías
Trading

Buscando la excelencia como trader

Muchas veces he comentado, debido a la gran dificultad y esfuerzo que exige la profesión de trader, la necesidad de reducir todo a la mínima expresión para tener alguna posibilidad de triunfar.

Hay una máxima que lo resume todo: «serás más experto y obtendrás más resultados en aquello a lo que más tiempo le dediques»

Esto es indiscutible. Todos tenemos el mismo tiempo. El día tiene 24 horas para todos. La diferencia estriba en el modo en que las empleas y en el qué.

Se supone que tenemos un tiempo para dormir y otro para comer, estar con la familia y el necesario ocio. (Para mí el ocio es mi trabajo. Esto es muy importante, porque para sobresalir en cualquier campo te tiene que gustar lo que haces, sino siempre serás un mediocre).

Es en el resto de horas que nos quedan libres en donde podemos marcar la diferencia. Si esas horas libres, supongamos 8, por poner un ejemplo, las dedicamos a 2 tareas a la vez, dichas horas se repartirán en 4 para cada una de ellas. Esto viene a decir que seremos buenos en esas 2 tareas pero seríamos mejores en una de ellas si le dedicásemos las 8 horas en su totalidad y eliminásemos la otra tarea.

A veces es muy difícil elegir pero es esencial hacerlo para llegar a ser un experto en la materia. En esta vida no tenemos tiempo para todo por lo que sólo nos queda elegir.

Sólo hay que ver a los mejores deportistas. Eligen una disciplina desde pequeños y perseveran en ella hasta que consiguen llegar a lo más alto. Hay que estar fijándose continuamente en lo que hacen los mejores de cada profesión y copiar las cualidades de cada uno, las cualidades que han hecho de ellos un referente en su profesión.

Hay que distinguir también entre tiempo de trabajo y tiempo de trabajo efectivo. Un partido de fútbol dura 90 minutos pero de juego efectivo puede rondar los 30 minutos.
Con esto quiero decir que aunque dispongas de 8 horas si sólo haces efectivas 2 horas, el avance, lógicamente, será más lento.

Aquí ya entra en juego la fuerza mental de cada uno así como el compromiso adquirido para llevar a cabo la tarea elegida.

Y como siempre, será la consistencia la que te dará los resultados. Está claro que es muy difícil lograr una disciplina tal que te mantenga concentrado las 8 horas, pero si logras 5 horas todos los días durante varios años, serás de los mejores en el trabajo que te hayas encomendado.

Mucha gente empieza con mucho ímpetu y cuando no ve resultados pronto, abandona. Así que su vida se reduce a estar comenzando tareas cada x tiempo para abandonarlas poco después. Como se puede adivinar, esa persona estará condenada al fracaso.

Pero aquella que elige una sola y persevera levantándose cada vez que se cae (superando todos los obstáculos), imprimiéndole siempre el mismo ímpetu desde el principio hasta el final, esa sera la persona que consiga llegar a la meta.

El trading es una carrera con muchos obstáculos. Otras muchas profesiones también los tienen, sólo que el trading a diferencia de otro oficio o carrera no tiene un temario establecido, y es por eso que los traders vamos dando tumbos y que nuestra carrera en vez de mostrar una línea recta muestre un camino lleno de curvas.

Pero con dedicación, perseverancia, motivación, ilusión, confianza, levantándose tras cada caída y dando un paso cada día en dirección a la meta, esta estará cada vez más cerca.

NOTA: incluso dentro de la misma profesión o tarea tendrás que descartar algunas cosas por otras.

Categorías
Trading

La paciencia: el mejor aliado del trader con éxito

Es un valor  muy importante y a la vez uno de los detalles que marca la diferencia entre un buen trader y otro vulgar.

El trader está compuesto por una serie de valores, algunos innatos y otros adquiridos. Y es la suma de estos valores lo que determinará el nivel que va a alcanzar en el trading.

La paciencia se muestra como el primer y más importante rasgo que tiene que ver directamente y que está más próximo a la delgada linea que separa el éxito del fracaso.

En el trading, siempre rodeado de gran volatilidad, rumores, y presión, la paciencia se hace aun más imprescindible.

Lo contrario, en este caso del paciente, sería el sobreoperador.

El mercado se mueve todo el día y alguno incluso 24 horas al día. Es normal que veamos oportunidades donde no las hay pero el trader de éxito se las ingenia (lo cual es extremadamente difícil) para esperar a entrar sólo cuando esa oportunidad le indica un alto porcentaje de éxito, sino no mueve ni un dedo.

El trading es un oficio muy solitario y por eso lleva a la distracción, y hay que tener en cuenta que la distracción lleva a no prestarle atención al mercado y entonces a no ver las oportunidades claras que se presentan. Es muy pero que muy difícil estar observando al mercado durante horas esperando por dicha oportunidad.

Es muy difícil esperar incluso días a que la cotización llegue al punto donde supones que resulta ideal para entrar. Pero es ahí, en esa paciencia, donde está el éxito. Muy pocos traders, poquísimos, son capaces de hacerlo. A mi mismo, con muchos años de experiencia, me cuesta también mucho esfuerzo y paciencia, pero es que luego el resultado, la satisfacción, es enorme.

Al principio cuesta mucho adquirir esa paciencia pero con el tiempo vas cogiendo el hábito y lo conviertes en una rutina. Tienes que tener mucha pasión por el trading para ser capaz de esperar horas e incluso días sin abrir siquiera ni una sola posición, pero repito, es ahí donde está el dinero, es ahí donde limitas las operaciones con pérdidas. No hay otra.

La paciencia es un valor muy difícil de implementar al trader, de por si impaciente por entrar en el mercado para hacerse rico, y no solo a la hora de entrar, sino a la hora de salir de una posición.

Es mucho el daño que hace la impaciencia al trader. Por un lado le obliga a sobreoperar. La sobreoperación hace que tenga un porcentaje elevado de pérdidas lo cual repercute en su cuenta, disminuyéndola.
Por otra parte, a todo esto, se suma el daño, de cerrar, por culpa de esa impaciencia, las operaciones con ganancias antes de tiempo.

Si te das cuenta y recopilas, verás que por un lado, el comienzo, se caracteriza por entrar antes de tiempo por lo que reduces tus esperanzas de ganar y por otro lado cierras antes de tiempo por lo que doblemente vuelves a reducir las esperanzas de ganar.

Con todo esto, puedes ver claramente como un linea recta que representa a las ganancias, por culpa de la impaciencia, es reducida simplemente a un corto segmento. Así no hay manera de ganar dinero consistentemente en el trading.

Así que, por todo esto, quizá deberías cambiar la búsqueda de un sistema de trading por la búsqueda de un sistema que regule tus rasgos o valores, potenciando aquellos que más te van a ayudar en tu operativa y disminuyendo aquellos que te perjudican.

Categorías
Trading

La ventaja de decirle NO al mercado

El trading es un Arte y como tal no está sujeto a ningún parámetro fijo. El que así lo crea lo único que estará haciendo será menguar sus oportunidades de ganar.

Puesto que la sobreoperación es la madre de todas las pérdidas, el trader hará bien en tratar de obtener la práctica necesaria para ser capaz de reconocer, cada vez con mayor acierto, las oportunidades que a la suma van a suponer su fuente de ingresos.

Sobreoperar suele llevar a entrar más veces de lo necesario. Si se acertase en todas las entradas no habría mayor problema pero no suele ser así, sobre todo en los traders más inexpertos.

Así que, operar por operar, suele acabar dejando la cuenta en rojo.

Cuando digo que la paciencia es un activo primordial de éxito en el trader, es porque la considero como la linea que puede separar a este del triunfo o del fracaso.

En el mercado se están generando ocasiones continuamente pero son unas pocas las que dan las verdaderas tendencias y por añadidura, las ganancias. Una vez determinada esta, si es en un espacio temporal mayor, mejor, sólo habría que centrarse en esa tendencia y en ese mercado para hacer dinero.

Por tanto, sólo tenemos una ventaja respecto al mercado, y esta es que somos nosotros los que decidimos cuando entrar y cuando no. Él no nos obligará a entrar aunque usará todas sus artimañas para que lo hagas y fracases en el intento.

De ahí que insista en que es el propio trader, el que debe primero obtener la victoria sobre sí mismo, antes de pretender alcanzarla sobre el mercado.

Si cada vez que creemos que hay una oportunidad en el mercado, entras, estás condenado al fracaso. No se trata de creer, se trata de estar rozando la certeza absoluta a la hora de entrar. Como dije, oportunidades se están «fabricando» a cada minuto, así que no te lamentes de perder de ganar dinero por no haber entrado en tal o cual oportunidad.

Céntrate es esperar con la máxima paciencia la operación que te va a dar el dinero de verdad, el dinero que hará que puedas estar sin operar una gran cantidad de tiempo. Una sola operación puede darte muchísimos más beneficios que estar tratando de quemarte las pestañas y tu cuenta por querer arrancarle al mercado unos euros cada día en cada ocasión que creas ver.

Aprende a decirle NO al mercado. Aprende a esperar la gran oportunidad y vaciar todo tu potencial en ella. Tu cuenta crecerá con seguridad.

Categorías
Trading

Tiempo Vs beneficios

Los traders podemos operar en cualquier espacio temporal gráfico de un activo.

Si hubiese un sólo espacio temporal para todos, sería más fácil.

Estos espacios son muy importantes y cada uno de ellos va por libre aunque siempre de la mano del resto de los marcos temporales. Todos están interrelacionados.

El trader intradía es aquel que opera en espacios muy pequeños de tiempo: 5´, 10´, 15´, 30´.

Cuanto más pequeño es el marco temporal más rápido pueden sucederse las operaciones ya que hay más cantidad de tendencias, de figuras, patrones, soportes, resistencias, etc.

Ni que decir tiene que cuanto más pequeño, más difícil de operar.

Por el contrario, los espacios temporales más grandes tardan más en el tiempo en desarrollar las características gráficas antes descritas.

He aquí que el trader debe tener muy en cuenta todos estos detalles.

Los hay que operan incluso en un sólo espacio temporal. Cada uno debe saber mejor lo que le va.

Pero lo que si está claro es que para operar en time frames muy pequeños o intradía es necesario una buena cantidad de dinero en cuenta puesto que las tendencias se desarrollan tan rápido que con muy pocos contratos sólo podrás ser capaz de ganar muy poco dinero para el riesgo que supone operar en el intradía.

Así que la característica operativa de un trader intradiario sería la de operar con un gran volumen de contratos para conseguir mucho dinero en un corto movimiento de la cotización. Pero no sólo sería corto el trazado del movimiento en el gráfico sino el tiempo empleado para ello.

Por ejemplo: supongamos que el Ibex tuviese un movimiento intradiario de 50 puntos. Operando en el Mini-Ibex eso supondría para 1 contrato, 50 euros de ganancia acertando con el movimiento. Es fácil entonces averiguar que si operamos con 20 contratos, esos 50 euros se convertirían en 1.000 euros, posiblemente en unos minutos.

Así que quede claro que para operar intradía, el trader tiene que ser capaz, por todos los medios, de tener una cuenta lo suficientemente voluminosa para poder operar con gran cantidad de contratos. En un día puedes hacer el sueldo de un mes.

Que quede también claro que la disciplina a la hora de operar en el intradía será mucho más férrea cuanto más pequeño sea el espacio temporal en el que operemos. Y por añadidura, influirá muchísimo el saber elegir las operaciones ganadoras. En intradía la sobreoperación se castiga con un margin call.

Dejando de lado la operativa intradía nos centramos en los espacios temporales mayores. A mayor time frame, mayor tiempo se necesita para la formación del movimiento esperado.

Ni que decir tiene que operar en grandes marcos temporales: diario y semanal, sobre todo, requiere de una gran dosis de paciencia sobre todo si estás en beneficios ya que la tendencia tarda tanto en desarrollarse que no serán pocas las veces que te vendrán las ganas de cerrar la posición.

Estos espacios temporales son los idóneos para ir sumando más posiciones al mercado sobre beneficios. En los espacios intradía esto ya es muy difícil.

Por tanto, queda claro que:

-Intradía: gran volumen de contratos buscando un movimiento corto a favor que será rápido en su desarrollo en el tiempo. (Abrir, esperar a que la cotización se mueva unos puntos a nuestro favor y cerrar la posición)

– No intradía: identificación del movimiento u oportunidad por medio de noticias fundamentales o señales en espacios temporales grandes. (Abrir posición, dejar que el movimiento se mueva a nuestro favor y añadir poco a poco más posiciones según se van incrementando las ganancias: crecimiento piramidal.

El volumen de contratos en espacios temporales grandes no tiene porque ser grande. Aquí lo que se pretende es que sea el tiempo y no el volumen el que nos de el dinero. Está claro que a mas volumen siempre más dinero pero empezando con un sólo contrato y añadiendo poco a poco, y siempre sobre beneficios, más contratos, acabará dándole una potencia a nuestra posición que hará que al final del movimiento cada incremento de la cotización a nuestro favor nos genere una gran cantidad de dinero.

Por supuesto que operar de esta última manera es a la que todo trader quiere llegar pues supone máximo rendimiento y máximo tiempo libre ya que no hay que estar vigilando las posiciones a cada momento.

Categorías
Trading

La táctica del trader discrecional

Mi evolución como trader me ha llevado, tras sopesar todas las condiciones posibles para actuar contra el mercado, a convertirme en un trader puramente discrecional.

Y no lo he hecho sólo porque son este tipo de traders los que se llevan el dinero del mercado sino porque los hechos me han llevado a averiguar que, aunque es imposible, son los únicos que pueden aspirar a sacarle al mercado un porcentaje de aciertos lo más cercano al 100% , por encima de lo que cualquier otro tipo de trader será capaz de conseguir.

Por lo demás, actuando discrecionalmente, ha sido cuando he ganado mis mayores cantidades de dinero.

Eso si, las características que te exige este tipo de operativa son más propias de una araña o de un francotirador que de cualquier otra cosa.

Cabe, ante todo, decir, que no todo el mundo se adapta al perfil necesario para ejercer de trader discrecional y sólo la observación por parte de cada uno de sus rasgos psicológicos determinará si está preparado o no y sólo potenciar sus puntos débiles será altamente imprescindible si en verdad quiere operar con este tipo de táctica.

Recomiendo, no obstante, que cada uno opere de la manera que más a gusto se sienta, sino de cualquier otra forma estará destinado al fracaso.

 ¿Cual debe ser entonces la táctica de un trader discrecional?

Primero recordar que el seguir sus reglas, aunque parezcan fáciles, insistir en que, el dominio de cada una de ellas requiere de un gran trabajo, sacrificio y perseverancia, por lo que son de todo menos fáciles, sobre todo por el trabajo psicológico que requiere el dominarlas.

Recordar también que al ser humano le resulta más fácil realizar tareas físicas continuadas que poner el cerebro a funcionar, de ahí la dificultad añadida. Además el cerebro necesita de mucha energía para trabajar concentrado de una manera continua, por lo que a la dificultad psicológica se le añade la física.

El trader discrecional, como su descripción identifica, rehuye como de la peste de los sistemas automáticos de trading pues no le dejan poner en juego toda su destreza natural y aprendida.

Se semeja a una araña más que a ningún otro animal. Tiene su red tendida y sólo se mueve para actuar cuando la presa se pone a tiro, cuando el camino está despejado. Como decía antes, esto que semeja muy fácil requiere de una gran dosis de paciencia y si el trader no la tiene tendrá que recurrir a técnicas de concentración y meditación para ser capaz de enfrentarse a esta nueva situación, de ahí el porqué cada premisa de un trader discrecional, por muy simple que esta parezca, tiene tras de si un gran trabajo de superación, que no todo el mundo es capaz o está dispuesto a hacerlo. Esto último sobre todo.

Por tanto, la paciencia es una de las armas más preciadas de su arsenal.

La autoestima y confianza es otra arma destacada. El ser humano, por su condición de vivir en comunidad, acumula una serie de agravios que ponen en peligro su oficio como trader. Piensa que le valorarán más si consigue su dinero en el trading haciendo muchas operaciones que haciendo una sola.

Al final, lo que cuenta es el resultado, no la forma o el medio por el que lo has obtenido.

Por tanto, el trader discrecional se considera totalmente anárquico, sólo piensa en él y no en los demás. Al único al que le puede fallar es a él mismo, los demás están fuera de su mundo y sólo los tiene en cuenta si puede obtener de ellos información válida para su propósito.

Aun así, y dando aspecto de ser totalmente egoísta, sabe compartir con los demás sus experiencias y se presta a ayudar en todo lo que buenamente pueda hacer por el resto de sus compañeros traders. Aunque es totalmente independiente sabe que es un eslabón más de la cadena humana y que está sujeto a las leyes de la naturaleza.

Esto quiere decir que todos los seres humanos somos uno, y somos inmortales porque la sabiduría de cada uno de nosotros se va pasando de unos a otros y sólo de esta manera somos capaces de evolucionar. Es una Ley Universal por la cual nos es imposible callar o mantener en secreto nuestras investigaciones, y es por esta manera que aunque nuestra vida tiene un límite, en un todo somos inmortales porque toda nuestra experiencia la vamos traspasando a todos los que nos rodean para que otra persona siga nuestras investigaciones o descubrimientos desde el mismo punto en que lo hemos tenido que dejar.
Con esto quiero decir que aunque nosotros desaparezcamos otros continuarán con nuestro trabajo por lo que este nunca muere, siempre tiene continuidad, siempre evoluciona, y ya que la naturaleza no ha sido capaz de hacernos inmortales para seguir nuestro propio camino en la eternidad, ese camino siempre será caminado por los hijos de los hijos de nuestros hijos o por los hijos del los hijos de otros padres.

El aburrimiento está reñido con la paciencia y sabe que ese aburrimiento le perjudica ya que si no se controla acabará sobreoperando, de ahí la comparación a su manera de actuar con la de la araña.

De esta manera va de presa en presa. Sabe que siempre hay un mercado que está en candelero en un determinado momento. Lo espera con paciencia mediante la observación de los gráficos y de las noticias que se van sucediendo.
Cada sucesión de noticias le va dando pistas sobre por donde pueden ir los tiros, sobre por donde puede estar la siguiente oportunidad, y es cuando se unen todos los puntos, cuando la presa queda inerte en la tela, es ahí cuando saca todo su potencial y va a por ella.
Se ceba con ella hasta que la exprime, hasta que no le puede sacar más potencial. Luego se retira a su templo y busca con paciencia una nueva presa.

Que quede claro, con esto, que la diversificación no casa con este tipo de trader.

Por tanto, la serie o frecuencia a seguir sería la siguiente:
observación – paciencia – identificación – ataque – retirada

Esta es la táctica sobre la que se basan las operaciones de un trader discrecional.

Como he dicho, este tipo de trader es muy independiente pues no sólo no depende de nadie sino que aun encima disfruta de su soledad por medio de la cual consigue elevarse hasta el estado que debe alcanzar para lograr las condiciones idóneas para dar con éxito su golpe al mercado.

Esta es una táctica de lo más provechosa y su principal virtud es que permite al trader estar más tiempo fuera del mercado que dentro, con todas las ventajas que esto conlleva.

Categorías
Trading

La intuición del trader

Una consecuencia directa de estar todos los días sobre los gráficos es el desarrollo de la intuición.

Dicha intuición es muy pero que muy sutil y se confunde muy fácilmente con la razón. Sin embargo, el trader se rige más por la razón que por el sentido intuitivo.

No se por qué pero las señales más certeras vienen de este sentido o sentimiento.

El problema, cuando queremos guiarnos por esta, es que si no la tenemos lo suficientemente desarrollada, veremos señales donde no las hay sobre todo porque tratamos de buscarla o de, peor aun, de tratar de adivinar hacia donde se va a mover la cotización.

NO hay que confundir intuición con adivinación. Los traders aun no tenemos bola de cristal.

¿Cómo identificar entonces la intuición verdadera a la hora de operar para no caer en la sobreoperación?

El sentimiento suele aparecer de golpe, es muy intenso y no lo fuerzas a que se provoque. Es espontáneo y casi siempre va en contra de la razón.

No trates de buscarla porque no la encontrarás. Es ella la que te busca a ti.

Hazle caso, normalmente el signo más evidente es que te hará dudar fuertemente, y es ahí, es esa duda la evidencia.

Cuando dudes, esa será la mejor de las señales.

Aprende a escuchar a tu mente, el poder está en ella»

«Muchos perecieron de lo que se temían»

 

Categorías
Trading

Los fundamentos del trading

No esperes ganar el 100% de las veces. Indurain: «Dejé de ganar más cosas de las que gané»

Y aunque debes aspirar a ello para elevar el porcentaje de aciertos, si que debes tener claro que nunca nadie lo va a conseguir.

¿Pero, cuales son los fundamentos en los que más tienes que incidir para hacer un sistema potente y ganador?

Hay muchas ramas o afluentes de los que bebe el trading, todos suman, cada uno de ellos te hace dar un paso hacia la excelencia pero hay unos cuantos fundamentos principales sobre los que se asienta un buen sistema operativo de trading.

1.- Ya que es imposible ganar en el 100% de las veces, nuestra labor de traders se encaminará sobre todo a resguardar en lo más posible el dinero que tenemos y que ganemos.

No es fácil, ni mucho menos, pero el éxito depende en gran parte de ello. Mínimas pérdidas y operaciones cuidadosamente escogidas a la hora de entrar. Cada operación, aquella que podemos dar por buena, resultará de la obtención de 3 veces más beneficios que pérdidas posibles.

Es la relación 3:1

Si vas a abrir una operación y sabes que si sale mal perderás 100 euros, tienes que estar lo más seguro posible que si aciertas y ganas, esa operación te tiene que dar por lo menos 3 veces más de beneficios de lo que estabas dispuesto a perder.

Así que si tu máxima pérdida es 100 debes esperar un beneficio de 300 euros. A partir de ahí, depende de tu destreza en el mercado el querer o poder ganar más.

La relación 3 a 1 nos da la ventaja de poder abrir otras 3 operaciones sobre beneficios por lo que sólo a partir de la tercera operación fallada empezaría a disminuir nuestro capital inicial.

2.- Está claro entonces que el segundo fundamento es no sobreoperar. En el trading intradía esto es lo más difícil, estar horas y horas esperando a que salga la oportunidad que estamos esperando, pero es ahí donde está la relación 3:1, es ahí donde está el dinero.

Sobreoperar hace que abras más operaciones de las debidas lo cual te llevará a pérdidas y a consumir dicha relación.

Todo esto puede convertirse en un circulo vicioso y provocar que tengas miedo a la hora de abrir posiciones, lo cual hará que dejes de coger la mejor operación del día. Ni que decir tiene que esa habilidad de coger buenas operaciones viene de haber pagado antes al mercado las lecciones correspondientes.

«Hazlo mal, pero hazlo» y siempre en real. Al principio pierdes, es el salario del dolor como decía Kostolany, pero después vendrán las ganancias.

Por tanto, que quede claro que los 3 fundamentos en los que debes trabajar duramente son:

– limitar las pérdidas.

– no sobreoperar

– abrir operaciones donde las probabilidades a nuestro favor sean de 3 a 1

Categorías
Trading

La temida depresión del trader

Es muy fácil decir «si te caes 7 veces te levantas 8 « y listo. Fácil de decir pero no de hacer.

Llega una etapa en tu vida como trader en la que parece no haber salida, incluso piensas en abandonar.

El trading es un oficio muy psicológico. Lees muchos libros sobre consejos y experiencias de los demás pero cuando te toca vivirlo de cerca, en tus propias carnes, la cosa cambia.

No es lo mismo que te lo digan a que te pase. No se parece en nada ni por asomo.

He tenido abundantes pérdidas en mi carrera, pérdidas que casi me eliminan del mercado totalmente, especialmente en una ocasión en la que recuerdo mi máximo pico de concentración para evitar una muerte segura como trader. Fue impresionante. Estaba muy apalancado y con posiciones largas en el futuro del Ibex pero este no paraba de bajar y bajar.

En un punto tuve que tomar la decisión de desprenderme, con pérdidas, de parte de los contratos para que las garantías que me pedían y más posibles bajadas de la cotización no me dejasen fuera de juego definitivamente. Lo hice justo en un soporte clave. Si este era traspasado, adiós. Funcionó y justo en ese soporte, el Ibex comenzó a recuperarse. Luego me lamentaba de la venta de parte de los contratos, pues si no los hubiese vendido habría recuperado el dinero en poco tiempo, pero claro, la presión a la que te ves sometido en ciertas situaciones hace que hagas lo lógico y lo lógico en aquel momento era vender la mitad de los contratos pues a poco que bajara, el margin call era seguro.

Las estrategia salió en parte bien ya que recuperé el dinero suficiente para seguir operando pero las secuelas fueron importantes.

La escala de sentimientos y emociones que experimentas en estas situaciones extremas sólo las sabe el que pasa por ellas. Por mucho que se expliquen no es lo mismo que sufrirlas.
Es imposible describir el estado mental de ese momento, el estado de impotencia, de abatimiento, sensación de que todo se acaba, que te quedas sin dinero, que empiezas de cero, que ya no puedes hacer más operaciones porque te quedas sin nada en la cuenta, la autoestima por los suelos, estado de humildad y sumisión, necesidad de estar con un ser querido como el niño que pide cobijo en el colo de su madre. En fin, muchos sentimientos que sólo leídos parecen inverosímiles, y sin irme ya al estado físico de dolor de estómago, de cabeza, confusión, sofocos, sudores…

Tuve que pasar varias situaciones parecidas a esta, aunque no tan trágicas, para obligarme a poner un stop-loss en todas mis operaciones y a controlar el número de contratos que ponía en «juego» adaptados a la cantidad total de dinero en mi cuenta.

A partir de ahí comencé una nueva etapa. Había pasado por la necesaria y aburrida fase de la gestión del riesgo y del dinero.

A partir de aquí ya me adentré en otros terrenos peligrosos como la manera de entrar y salir (técnicas) y sobre todo, el pantano psicológico del que casi no salgo.

Una vez que me di cuenta de que el problema de que mi trading no funcionase era yo, comencé una dura lucha contra mí mismo. Sobre todo en el aspecto disciplinario. Soy muy distraído y pierdo rápido la concentración. Tratar de reeducar mi cerebro me llevó a un periodo de depresión.

Al eliminar todo lo que me gustaba hacer (que me distraía) por lo que debía hacer me dejó en un régimen de total disciplina que hasta llegó a cambiar mi carácter. Por lo normal suelo estar riéndome casi siempre, le quito importancia a las cosas, es muy raro verme enfadado y soy bacilón (de manera sana).

Pero la falta de resultados y la disciplina, sobre todo en los horarios, me llevó a ser más serio, demasiado responsable y ordenado. Pautas que en mi vida había experimentado. Esto lo llegué a extrapolar fuera del mercado por lo que mi familia notaba ese cambio en mi carácter, y eso no era lo que yo quería. Si no podía ser yo mismo siendo trader, no quería ser trader.

Sabía que debía mantener una disciplina. Sabía que si andaba saltando de una rama en otra no sería capaz de seguir el camino verdadero. Sabía que tenía que luchar contra mi mismo pero que también debía ser feliz si quería triunfar.

Así que entré en un período de depresión, (yo que por naturaleza soy super-optimista y perseverante…) que duró hasta que comprendí que estaba sufriendo una crisis. Y una crisis es un cambio, una adaptación a una nueva situación. Note que estaba a punto de superar otra fase. Me había desprendido de cosas que me gustaba hacer, sabía que también era temporal, así que tras un período de desgana, me levanté y puse los puntos sobre las íes.

Me había entregado al trading, había tratado de adaptarme a él y no funcionó, así que hice lo contrario. Adapté el trading a mi forma de ser.

Desde ese mismo momento vi la luz al final del túnel (y no era un camión con las luces encendidas en dirección contraria) era la salida.

Había arriesgado mucho dejando mi trabajo fijo, un trabajo para toda la vida, y lo había arriesgado junto con mis ahorros por mi pasión, vivir del trading. Me había arriesgado a poner en riesgo el bienestar de mi familia, el apoyo incondicional de mi mujer. Tenía que confiar en mi, buscar la manera, buscar por caminos inexplorados por los que nadie antes había pasado, separar el ocio y la familia del trabajo, saber compaginarlo todo sin que ninguna de las partes sufriera. En suma, compensarlo todo para que funcionase con un reloj.

Si dedicaba más tiempo del necesario a una de las partes las otras se resentirían y eso no era lo que quería.

Quería disfrutar de mi pasión, el trading, quería tener tiempo para disfrutar de mi familia y tiempo para mi, para el ocio. Fueron muchas cosas las que deseché, fueron muchos los cambios en mi personalidad, normalmente me muevo en una linea recta pero en dicha depresión los altibajos emocionales se movían bruscamente al alza y a la baja, como la bolsa misma.

Y todo esto hasta que logré identificar mis prioridades, seguirlas para que ninguna de las partes sufriera. Traté de ser muy asertivo, de adaptar el trading a mi personalidad, de no poner vallas para controlarme como me parecía que me pedía el mercado, y noté que la fuerza para seguir renacía en mí, noté que era yo mismo, mis allegados también lo notaron, y me di cuenta que sólo un estado de felicidad me llevaría a triunfar.

La depresión es un estado mental y así como otros sentimientos pueden ser cambiables. Eso si, tuve que recurrir a otras técnicas que nunca pensé que tuviese que recurrir a ellas, pero es que el trading es un tronco con muchas ramas.

«El trading, el oficio más duro del mundo»

Categorías
Trading

Como salir de una posición

Saber salir de una posición es una de las materias más difíciles en el ámbito del trading, pero lo que sí está claro es que si aprendes a salir acabarás ganando dinero de verdad.

break_even

Casi todos los traders practican una y otra vez la manera de entrar cuando deberían destinar más parte de su tiempo a como salir.

Una de las máximas más importantes que tengo es: «Una vez en ganancias nunca pérdidas»

Para ponerlo en práctica utilizo el Break Even. Eso si, no lo pongo inmediatamente pues muchas veces la cotización sube hasta el punto de entrada para después volver por donde tiene que ir, pero claro, si pones demasiado rápido en Break Even, este saltará y te quedará la cara de tonto de ver el dinero que acabas de perder por haberlo movido demasiado rápido.

El Break-Even hay que ir bajándolo progresivamente, ni muy cercano ni muy alejado, no hay una ciencia exacta. Hay que ir bajándolo para evitar dilapidar las ganancias. Si lo dejas en el punto de entrada cuando las ganancias son muy abundantes y la cotización se da la vuelta alcanzándolo, no habrás perdido nada pero habrás dejado de ganar un buen dinero.

Aplicando el B.E eliminas un buen porcentaje de operaciones con pérdidas de tu cuenta. El B.E es como un balón, hay que aprender a manejarlo, depende pues de tu destreza tu éxito o no.

Si sale bien ganarás mucho, si sale mal ganarás menos pero nunca perderás.

El B.E te permite incluso marcharte con la tranquilidad de que por lo menos tu operación no acabará en pérdidas e incluso con la gran posibilidad de estar ganando mucho cuando hayas regresado.

Muchas veces he ganado más cerrando la plataforma y marchándome con la posición abierta que estando atento a la pantalla. Si estás delante y ves muchas ganancias es difícil reprimir el deseo de materializarlas con lo que muchas veces acabas dejando de ganar mucho dinero. Si dejas la posición abierta, con el Break Even en el punto de entrada, no tendrás ese problema, sabes que tus pérdidas están limitadas a cero y tus ganancias ilimitadas.

Cuando las ganancias son importantes lo que tienes que hacer en vez de cerrar es añadir otro contrato con su correspondiente Stop-loss para moverlo en cuanto se pueda también a Break-Even para que si la cotización se da la vuelta no se borren las ganancias del primer contrato, y así sucesivamente.

NO pretendas ser más listo que el mercado y no trates de ver la salida donde puede que no la haya. Deja que sea el mercado el que te saque de la posición,  si no lo haces evitarás ganar mucho dinero en muchas ocasiones. Que no se te nuble la vista con los beneficios. Mente fría, que diría el otro.

Decir que es mejor ir añadiendo contratos de 1 en 1 para ir controlando todo este sistema.

Una vez controlada la técnica del Break Even, habremos eliminado un gran porcentaje de posibles pérdidas por ejecución del stop por lo que ahora sólo hay que preocuparse de que cuando nuestra entrada sea fallida y no podamos correr el stop a B.E que las pérdidas sean las menores posibles.

El stop me gusta ponerlo a una distancia en la que si pierdo sólo sea el 1% del total de mi cuenta operativa, a lo sumo el 2%, pero nunca más de eso.

Muy importante para el trader: una vez que sabes que vas a perder poco si te salta el stop-loss,  que no pierdes nada si entras en ganancias y que sabes como añadir contratos, habrás eliminado uno de los más grandes causantes de fracaso en un trader: EL MIEDO.

Ahora, cuidado. La experiencia, que sólo corre de tu parte, deberá llevarte a elegir muy bien el momento de entrar ya en ese momento es donde radica también parte del éxito (aquí no cabe la sobreoperación) primero para que no te salte el stop y segundo, para que como mal menor, no lo haga el B.E, no por lo menos en el punto de entrada.

El buen trading es el arte de eliminar todo aquello o todas aquellas situaciones que te hacen perder. Tras esto sólo caben las ganancias.

Categorías
Trading

Las 2 formas más rápidas de adquirir práctica en el trading

1.- OPERAR EN REAL:

Primeramente y ante todo operar en real. Si no operas en real no serás capaz de concentrarte al mismo nivel que en el mercado. Operas contra los mejores, los mejores están operando en real a todas horas todos los días. ¿piensas que vas a poder batir a los mejores practicando en simulado?

Yo he visto chicas haciendo peinados en pelucas horas y horas, días y días, semanas y semanas, y contemplar como le salían perfectos . Y he visto a esas mismas chicas no saber enfrentarse a un peinado, de esos que hacían tan bien en las pelucas, en una melena natural de una clienta.

Hay muchos traders que son reacios a meter su dinero en los mercados si antes no son capaces de ganarlo en simulado. No se dan cuenta que cuando operen en real tendrán que empezar de cero.

Yo nunca me he puesto nervioso cuando operaba en simulado, no estaba pendiente de las operaciones, ponía los contratos que me daba la gana, dejaba la posición abierta sin stop durante varios días a ver que pasaba, no era capaz de concentrarme pues no me motivaba, no sentía miedo, ni impotencia, ni alegría, ni autoestima, ni tristeza, ni humildad….

Si no empiezas ya a operar en real nunca perderás dinero, pero tampoco tendrás la oportunidad de ganarlo.

Cuanto más te demores más tarde será.

2.- OPERAR EN GRÁFICOS DE 1 MINUTO:

No se si es cierto o no pero una persona me comentó en su día que el éxito en el dominio y control del balón por parte de los jugadores del FC.Barcelona venía de «encerrarse» en un espacio muy pequeño de terreno y ahí estar durante horas pasándose el balón tratando de que el otro grupo no se lo arrebatase.

Lo que llama la atención es el espacio extremadamente pequeño en donde hacen este tipo de práctica. No se si es cierto o no pero podría explicar el por qué de su maestría en espacios tan cortos del terreno de juego, el por qué del tan grande porcentaje de posesión a su favor cuando juegan con otros equipos y por añadidura la extrapolación del control de la bola en cortos espacios de terreno a espacios grandes.

¿Qué tiene que ver esto con el trading? Pues mucho.

Cada gráfico tiene unos espacios temporales de 1 minuto, 5, 10, 15, 30, 1 hora, 4 horas, etc….

Está más que claro que el movimiento en el espacio temporal de 1 minuto es mucho mayor que en el de 4 horas ya que en este último se completa una vela cada este tiempo, mientras que el de 1 minuto pues cada 60 segundos, que es lo mismo.

Pues bien, partiendo de que el trading está regido por fractales la práctica en espacios temporales de un minuto será mucho más productiva de cara al entrenamiento que operar en uno de 4 horas, donde la experiencia que puedes sacar en un principio va a ser más bien poca.

Por tanto, recomiendo practicar en los espacios temporales menores de cara a coger una rápida experiencia, ya que las tendencias, patrones y figuras se reproducen de igual manera que en los espacios temporales mayores. Está claro, que esta práctica está encaminada a, como he dicho, coger experiencia, con el objetivo de luego capear con más tasas de éxito los espacios temporales de más rango en donde las señales ya son más relevantes de cara a la obtención de dinero.